search instagram arrow-down
enero 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Follow Imágenes, sonidos y palabras on WordPress.com

Páginas

Entradas y Páginas Populares

Etiquetas

2001 Una odisea del espacio Absalom Absalom! Actores Alberto Olmos Alfred HItchcock Aliens Alita: Ángel de combate Al Pacino Andrei Tarkovski Animación Antinarrativa Apocalipsis Apocalypse Now Arturo González-Campos Arturo Pérez-Reverte Billy the Kid Billy Wilder Bird Blade Runner 2049 Blood Meridian Canon Casino Chernobyl Christopher Nolan cine estadounidense Cine europeo Cine mudo Clint Eastwood Comparativas Cormac McCarthy Cruda realidad Crítica literaria Críticas Dante David Chase David Milch Destacado Dirección de actores Doctor sueño Dr. Strangelove Dunkirk El aventurero de medianoche El baile de los vampiros El caballero oscuro El capitán Alatriste El cañón del revólver El club Dumas El espejo El irlandés El juego de los abalorios El manantial de la doncella El Padrino El padrino parte III El Quijote El resplandor El ruido y la furia El señor de los anillos El séptimo sello Escribir Escritores españoles Espartaco Estética Euphoria Ewan McGregor Falcó Fanny y Alexander Frances McDormand Francis Ford Coppola Future Man Gangs de New York George Lucas Goodfellas Gordon Willis Gritos y susurros Géneros cinematográficos Harold Bloom Harvey Keitel HBO Heath Ledger Herman Hesse Ian McShane Ingmar Bergman It James Cameron Javier Cansado Javier Gallego Joe Pesci John Carpenter John Ford John Milius John Williams Joker JRR Tolkien Juan Gómez-Jurado Jurassic Park Kate Winslet La carta esférica La Eneida La montaña mágica La naranja mecánica La Odisea La torre oscura Lecturas Lev Tolstoi Lisa Cholodenko Literatura europea Literatura norteamericana Los puentes de Madison Los Soprano Luz de agosto Martin Scorsese Marvel Studios Max Frisch Meridiano de sangre Metallica Mientras agonizo Mientras dure la guerra Miguel de Cervantes Mike Flanagan Mildred Pierce Million Dollar Baby Misery Montaje Mundobso Mystic river Narrativa Narratología Netflix Nostalgia Novelistas Olive Kitteridge Pat Garrett Paul Thomas Anderson Periodismo Poética Raging Bull Ralph Bakshi Robert De Niro Rodrigo Cortés Roman Polanski Sacrificio Santuario Sci-fi Series Sin perdón Sonido Stalker Stanley Kubrick Star Wars Stephen King Steven Spielberg Taxi Driver Terrence Malick The conversation The Dark Knight The Fearless Vampire Killers The Godfather The Godfather part III The Irishman The Judge The Wire Thomas Mann Timothy Olyphant Todd Haynes Todopoderosos Traducciones True Detective Un libro al día Valores Videojuegos Vikings Virgilio Western William Faulkner William Shakespeare

Ahora que se han entregado los Globos de Oro, y que dentro de poco tendrán lugar los Bafta, los Goya y los Óscar, entre muchos galardones de industrias premiándose a sí mismas, quizá merece la pena volver a incidir en todo el montaje y en todo el absurdo que este tinglado representa, y que cada año es un poco más falso, un poco más estrafalario y bastante más prescindible.

Se supone que estos premios los eligen lustrosas “academias” cinematográficas, o asociaciones de prensa, o en definitiva un nutrido grupo de profesionales, que se ven todas las películas del año, y luego votan como si esto se tratase de un plebiscito, un voto secreto y en el que no caben chantajes de ningún tipo. Esto es lo que se le vende al público y el público se lo traga tan contento. Y yo, la verdad, no sé cómo puede tragárselo.

Todos estos premios anuales son un montaje, establecido para mantener el status quo, en los que las nominaciones están decididas de antemano, y los premios mucho más, al menos en la mayoría de las disciplinas importantes. Es la única explicación posible a que Globos de Oro, Bafta y Óscars no solamente premien exactamente lo mismo, con muy pocas variaciones, sino que ya en un principio nominan las mismas películas y los mismos actores.

En el caso de los Goya, por quitárnoslo de en medio cuanto antes, teniendo en cuenta lo raquítica y anémica que es nuestra industria, tiene cierto sentido que tres o cuatro películas acaparen todos los apartados, y acumulen (esas tres o cuatro) diez, doce o catorce nominaciones. Pero no así en el cine norteamericano y británico, con una industria mucho más grande y en la que podrían esperarse lógica disensiones entre esos tres galardones.

Pero, realmente, ¿alguien puede creerse que la “Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood”, que cubre los eventos de ese país para publicaciones en el extranjero, va a preferir exactamente los mismos títulos que pocas semanas después se nominan en los Óscar por la Academia de ese país? Y más aún, ¿quién puede aceptar que en los BAFTA, de la Academia Británica de artes televisivas y cinematográficas, va a ocurrir lo mismo? Luego hay títulos que, a pesar de su evidente relevancia, son ninguneados en los premios anuales…¿Cómo va a tener lugar lo contrario, si sucede este extraño poltergeist cada año? ¿No será que lo más lógico, que todo esto sea una patraña destinada a convencer al personal de que las decisiones de toda esta panda de académicos y críticos de prensa extranjera y demás seres en la sombra, son inapelables…cuando en realidad muchas veces son justamente lo contrario, tremendamente discutibles?

Porque más allá de las lógicas preferencias de cada cual, es cierto que más o menos recogen lo más relevante y recordado del año…más o menos. Con sangrantes excepciones. Pero más o menos digamos que sucede así. Sin embargo, indefectiblemente, cada año, la película ganadora es la que más conviene para salvaguardar las apariencias de una industria que elige ese título correcto, amable, que sigue fiel a cierto academicismo, a cierta imagen de fábrica de sueños, o por lo menos a cierto cine de prestigio, en el casi nunca lo más bello y revolucionario obtiene alguna mención.

Ciertos premios, también es verdad, resultan inapelables. Muchas veces se otorga el Óscar a mejor fotografía o a mejor música original precisamente a ese gran trabajo del año, o a uno de los incontestables trabajos del año. Pero siempre, absolutamente siempre, el premio a mejor película y a mejor director es una decisión política, de cara a la galería. Así fue cuando premiaron a ‘Crash’, o a ‘Moonlight’, o a ‘Argo’, o a ‘El discurso del rey’, o a ‘The Artist’, y tantas y tantas otras. Y los premios a actores, muchas veces, se entregan a una gran estrella que hace tiempo la masa social exige que lo tenga, o ese intérprete que ya tiene sus años y tiene su última oportunidad…

Y si alguien quiere una prueba de la falta de honestidad de estos premios, basta con mirar algunas entregas: ¿cómo es posible que cuando le dieron el Óscar a Almodóvar, se lo entregase Antonio Banderas y Penélope Cruz? ¿O a Martin Scorsese sus amigos Coppola, Spielberg y Lucas? Y así muchos ejemplos a los que la plebe, todos nosotros, asistimos pasmados, y muchos, la mayoría, lo aceptan como la broma que es.

Al menos en los festivales de cine, esos que muchos supuestos cinéfilos detestan y rechazan con desdén, se elige un grupo de películas que compite de forma más directa, con un jurado internacional que las ve por primera vez. Y por supuesto que habrá presiones, y las hay, y componendas, y tinglados, pero se respira otro ambiente, y no hay masa social ni crítica que imponga sus gustos y su ley, que es lo más importante. Los premios Óscar y los Bafta y los Globos de Oro, son premios económicos, y por eso la gente los quiere ganar, no se lleven a engaño. Algunos significan premios en metálico directo, y otros un resurgir en las salas o un cartelito en la carátula del blu-ray, que le de un marchamo de calidad. Pero no se fíen de eso tanto como de su propio criterio. El que lo tenga, claro.

2 comments on “Premios cinematográficos locales: absurdos, mentiras y montajes

  1. El Templo de la Fuerza dice:

    Desde luego, es todo un circo. Cada año juego con mi novia a ver qué películas se llevan determinados galardones. Siempre grana ella, porque yo, iluso de mí, creo que algún año tendrán un mínimo de juicio y acierten, al menos, con la mejor película, pero no hay manera.
    Al final es como apuntas, un juego económico bien orquestado.

    ¡Un abrazo Adrián!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pero si es muy facil acertar! Todos los años hay un favorito y gana ese favorito… solo hay que acertar cual les viene mejor a ellos.

      Abrazo!

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: