search instagram arrow-down
abril 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Follow Imágenes, sonidos y palabras on WordPress.com

Páginas

Entradas y Páginas Populares

Etiquetas

2001 Una odisea del espacio Absalom Absalom! Actores Alberto Olmos Alfred HItchcock Aliens Alita: Ángel de combate Al Pacino Andrei Tarkovski Animación Antinarrativa Apocalipsis Apocalypse Now Arturo González-Campos Arturo Pérez-Reverte Billy the Kid Billy Wilder Bird Blade Runner 2049 Blood Meridian Canon Casino Chernobyl Christopher Nolan cine estadounidense Cine europeo Cine mudo Clint Eastwood Comparativas Cormac McCarthy Cruda realidad Crítica literaria Críticas Dante David Chase David Milch Destacado Dirección de actores Doctor sueño Dr. Strangelove Dunkirk El aventurero de medianoche El baile de los vampiros El caballero oscuro El capitán Alatriste El cañón del revólver El club Dumas El espejo El irlandés El juego de los abalorios El manantial de la doncella El Padrino El padrino parte III El Quijote El resplandor El ruido y la furia El señor de los anillos El séptimo sello Escribir Escritores españoles Espartaco Estética Euphoria Ewan McGregor Falcó Fanny y Alexander Frances McDormand Francis Ford Coppola Future Man Gangs de New York George Lucas Goodfellas Gordon Willis Gritos y susurros Géneros cinematográficos Harold Bloom Harvey Keitel HBO Heath Ledger Herman Hesse Ian McShane Ingmar Bergman It James Cameron Javier Cansado Javier Gallego Joe Pesci John Carpenter John Ford John Milius John Williams Joker JRR Tolkien Juan Gómez-Jurado Jurassic Park Kate Winslet La carta esférica La Eneida La montaña mágica La naranja mecánica La Odisea La torre oscura Lecturas Lev Tolstoi Lisa Cholodenko Literatura europea Literatura norteamericana Los puentes de Madison Los Soprano Luz de agosto Martin Scorsese Marvel Studios Max Frisch Meridiano de sangre Metallica Mientras agonizo Mientras dure la guerra Miguel de Cervantes Mike Flanagan Mildred Pierce Million Dollar Baby Misery Montaje Mundobso Mystic river Narrativa Narratología Netflix Nostalgia Novelistas Olive Kitteridge Pat Garrett Paul Thomas Anderson Periodismo Poética Raging Bull Ralph Bakshi Robert De Niro Rodrigo Cortés Roman Polanski Sacrificio Santuario Sci-fi Series Sin perdón Sonido Stalker Stanley Kubrick Star Wars Stephen King Steven Spielberg Taxi Driver Terrence Malick The conversation The Dark Knight The Fearless Vampire Killers The Godfather The Godfather part III The Irishman The Judge The Wire Thomas Mann Timothy Olyphant Todd Haynes Todopoderosos Traducciones True Detective Un libro al día Valores Videojuegos Vikings Virgilio Western William Faulkner William Shakespeare

Comentaba yo en el artículo anterior que a menudo no son la grandes obras maestras, las piezas de inusitada perfección, las que más son capaces de proponernos una experiencia cinematográfica plena y al mismo tiempo ayudarnos a aprender de narrativa, a algunos empujarnos a ser mejores escritores, y a otros profundizar en su criterio y en sus gustos. Dando por sentado que no hay ninguna obra libre de imperfecciones, las más perfectas de todas ellas simplemente nos pasan por encima, como un rodillo de acero, nos machacan, nos degluten y nos dejan tirados, recordándonos que no somos más que mortales. Las obras grandes, notables, magníficas, por otro lado, nos enseñan, son nítidas y a menudo más cálidas. La perfección no puede aprenderse y ni siquiera puede asirse, la grandeza por otro lado puede admirarse, puede inspirarte y puede reforzar tu vocación.

Y más aún, yo creo, cuando se trata de películas apegadas a la realidad, que como mucho pertenecen al género Noir o policíaco, pero siempre desde una perspectiva y un tono rugoso, cercano, que podemos identificar como realista, que habla de personas que podríamos ser nosotros mismos, quizá en condiciones o en situaciones límite. Ese tipo de películas, de relatos, que vienen a confirmar eso de lo que hablaba en el anterior artículo: que la imaginación es crear imágenes y personajes más reales que la vida misma, y otorgarles una existencia plausible, cerrada en sí misma, con reglas, pero sirviendo de espejo a esta realidad que es la nuestra, configurando una segunda realidad.

Con todo el trabajo que me ha deparado mi Archivo de Mini Críticas (ya volveré a él en unas semanas, en cuanto me encuentre más desahogado de tiempo…) he ido haciendo acopio de películas cuatro estrellas (notables, grandes, formidables) que en mi opinión no llegan por mucho o por poco a las cinco (excepcional, magistral o directamente obra maestra), pero que sin ninguna duda son netamente superiores, más valiosas, que las de tres estrellas (interesante, sólida, atractiva), y con ellas bastaría para una etapa de visionados y revisionados. Las he llamado humildes grandes películas, porque quizá carecen de un objetivo de perfección, pero en sí mismas no hay nada o casi nada reprochable. De estas dos últimas décadas, de directores que no son superestrellas, hechas con presupuesto ajustado y sin grandes estrellas, podríamos nombrar las siguientes:

De EEUU o por lo menos en idioma anglosajón:

Winter’s Bone, de Debra Granik

In the Bedroom, de Todd Field

Hell or High Water, de David Mckenzie

Training Day, de Antoine Fuqua

Locke, de Steven Knight

Mud, de Jeff Nichols

Manchester By the Sea, de Kenneth Lonergan

You Were Never Really Here, de Lynne Ramsay

Captain Fantastic, de Matt Ross

A Most Wanted Men, de Anton Corbijn

Monster’s Ball, de Marc Forster

Sideways, de Alexander Payne

Esas del otro lado del Atlántico, y de este lado podemos nombrar:

Un prophète, de Jacques Audiard

Das Leben der Anderen (La vida de los otros), de Florian Henckel von Donnersmarck

Leviafan (Leviathan), de Andrey Zvyagintsev

Te doy mis ojos, de Icíar Bollaín

La vida mancha, de Enrique Urbizu

No tengas miedo, de Montxo Armendáriz

Jagten (La caza), de Thomas Vinterberg

Hævnen (In a Better World), de Susanne Bier

Entre otras, e insistiendo en el hecho de que no creo que ninguna de ellas sea una obra maestra, pero sí son películas formidables, contundentes, regias, en las que palpita la vida y la realidad cotidiana, que poseen (todas) personajes a ras de suelo, y una mirada a la altura de la mirada del espectador. Y por mirada a ras de suelo me refiero a que sentimos la película como algo aterrizado, cercano, en el que no cabe un fingimiento, y que se erige como una segunda realidad. Para mí, películas como estas, y otras que no nombro por descuido o pereza de pensar en más títulos, son verdaderas joyas, poco mediáticas, que quizá mucha gente ni siquiera conozca de oídas, que no han recibido demasiados parabienes de una mayoría abultada, pero que capturan una verdad insoslayable en sus imágenes. Otros quizá se queden con las películas que les convencen que son las importantes del año, o con las de directores populares, pero pocas pueden competir en altura con esta ramillete de magníficas piezas que aquí he dispuesto.

This entry was posted in CINE.

2 comments on “El humilde gran cine

  1. Futbolín dice:

    Menos mal que no has recomendado mas, porque no doy a basto para ver tanto cine, me tendré que administrar y confinarme, incluso después de muerto el Covid19, creo que tengo suficiente hasta el Covid21, pero bueno si te acuerdas de alguna mas recomendable no te cortes que sacaremos el tiempo de donde sea, gracias y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo soy perfecto para pandemias, amigo! Un abrazo grande

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: