search instagram arrow-down
junio 2020
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Archivos

Follow Imágenes, sonidos y palabras on WordPress.com

Páginas

Entradas y Páginas Populares

Etiquetas

2001 Una odisea del espacio Absalom Absalom! Actores Alberto Olmos Alfred HItchcock Aliens Alita: Ángel de combate Al Pacino Andrei Tarkovski Animación Antinarrativa Apocalipsis Apocalypse Now Arturo González-Campos Arturo Pérez-Reverte Billy the Kid Billy Wilder Bird Blade Runner 2049 Blood Meridian Canon Casino Chernobyl Christopher Nolan cine estadounidense Cine europeo Cine mudo Clint Eastwood Comparativas Cormac McCarthy Cruda realidad Crítica literaria Críticas Dante David Chase David Milch Destacado Dirección de actores Doctor sueño Dr. Strangelove Dunkirk El aventurero de medianoche El baile de los vampiros El caballero oscuro El capitán Alatriste El cañón del revólver El club Dumas El espejo El irlandés El juego de los abalorios El manantial de la doncella El Padrino El padrino parte III El Quijote El resplandor El ruido y la furia El señor de los anillos El séptimo sello Escribir Escritores españoles Espartaco Estética Euphoria Ewan McGregor Falcó Fanny y Alexander Frances McDormand Francis Ford Coppola Future Man Gangs de New York George Lucas Goodfellas Gordon Willis Gritos y susurros Géneros cinematográficos Harold Bloom Harvey Keitel HBO Heath Ledger Herman Hesse Ian McShane Ingmar Bergman It James Cameron Javier Cansado Javier Gallego Joe Pesci John Carpenter John Ford John Milius John Williams Joker JRR Tolkien Juan Gómez-Jurado Jurassic Park Kate Winslet La carta esférica La Eneida La montaña mágica La naranja mecánica La Odisea La torre oscura Lecturas Lev Tolstoi Lisa Cholodenko Literatura europea Literatura norteamericana Los puentes de Madison Los Soprano Luz de agosto Martin Scorsese Marvel Studios Max Frisch Meridiano de sangre Metallica Mientras agonizo Mientras dure la guerra Miguel de Cervantes Mike Flanagan Mildred Pierce Million Dollar Baby Misery Montaje Mundobso Mystic river Narrativa Narratología Netflix Nostalgia Novelistas Olive Kitteridge Pat Garrett Paul Thomas Anderson Periodismo Poética Raging Bull Ralph Bakshi Robert De Niro Rodrigo Cortés Roman Polanski Sacrificio Santuario Sci-fi Series Sin perdón Sonido Stalker Stanley Kubrick Star Wars Stephen King Steven Spielberg Taxi Driver Terrence Malick The conversation The Dark Knight The Fearless Vampire Killers The Godfather The Godfather part III The Irishman The Judge The Wire Thomas Mann Timothy Olyphant Todd Haynes Todopoderosos Traducciones True Detective Un libro al día Valores Videojuegos Vikings Virgilio Western William Faulkner William Shakespeare

Creo, sinceramente, que los libros están bastante caros, muchos de ellos. Hablo de las novedades, claro. Y no me refiero a su calidad intrínseca, no estoy hablando de una relación calidad-precio, simplemente digo que veinte o veintidós euros por ciertas ediciones es manifiestamente excesivo. Pero esa no es la razón fundamental por la que prefiero librerías pequeñas o librerías de segunda mano. Si tuviera mucho dinero (que no es el caso, ni muchísimo menos…) seguramente me compraría gran parte del catálogo de Valdemar, aunque no me gustaran los títulos, pero es probable que si ese catálogo se encontrase en buen estado en una librería de segunda mano, lo adquiriera allí, y es que el ambiente es muy diferente, como si en lugar de comparar dos tipos de librerías comparásemos una frutería con un videoclub.

Las librerías habituales, las que forman parte de grandes franquicias, no son exactamente librerías, son otra cosa cuya verdadera denominación me es muy difícil acuñar. En realidad son las dispensadoras de las grandes editoriales, que tratan de colocar desesperadamente los cientos de títulos que publican al año, la mayoría de ellos de irrisoria altura literaria o interés divulgativo, pero que necesitan vender a aquellos que se piensan que a la Casa del Libro o a El Corte Inglés llegan las novelas más importantes, porque lo cierto es que allí hay libros como podría haber Dvd’s, discos de vinilo o cómics. Una verdadera librería, pienso yo, puede tener un cajón con cómics y otra con Dvd’s, pero la diferencia fundamental reviste en la gente que acude allí, pues pocos de ellos irán a esas librerías a buscar un libro de Pérez-Reverte o de Ken Follet, sino que se pasarán media hora o tres cuartos buscando el libro que les falta de un autor determinado, o trasteando entre pilas de libros hasta dar con algo que hayan estado semanas buscando. Sobre todo en las librerías de segunda mano. Pero en estas últimas nos encontramos con sitios estupendos y otros caóticos, con el cielo y el infierno.

En Madrid hay unas cuantas, y no es mi intención nombrar a muchas de ellas, quizá tan solo a unas pocas. Por tener, tenemos hasta franquicias de librerías de segunda mano (que supongo existirán en otras ciudades) como Tik Books, todas ellas un maldito agobio porque además de ser sitios muy pequeños, generalmente abarrotados de gente, no saben lo que tienen, sus estanterías están siempre desordenadas, y sales de allí con dolor de cabeza. Pero hay algunas míticas, como Ábaco, que tiene dos locales (uno enorme que es otro maldito follón), y uno más pequeño en el que si te lo propones encuentras cosas con bastante rapidez. Y es que algunos libreros se creen en la obligación de acumular volúmenes en sus establecimientos, y que luego venga el sufrido cliente, con una pala en ristre, dispuesto a excavar la montaña de títulos que tiene ahí metidos. El otro día compré en una librería de Malasaña y el dueño, además de darme una nota con su web para revisar su catálogo, apuntó la compra que yo acababa de hacer para actualizar su inventario. Sin embargo, cinco minutos más tarde entré en otra que no estaba muy lejos de allí, y aluciné con el caos que presidía todo el establecimiento, con libros de muy distinto tipo apilados en cada esquina, sin orden ni concierto, uno de esos infiernos de lomos, letras y olor a papel viejo que quizá habría adorado el viejo Borges pero que a mí, particularmente, me provocan un fuerte dolor de cabeza.

Pero voy a seguir yendo a estos sitios, aunque algunos sean un jodido desastre, porque hay pocos placeres comparables a mirar distraído la desordenada fila de soldados viejos, que han trotado por medio mundo antes de parar ahí, ordenados de mala manera y muchas veces cubiertos de polvo, y de pronto descubrir entre títulos anodinos una joya de Mann, o de Faulkner, o de Calvino, que no pensabas que te fueras a encontrar por cinco, o seis, o dos euros, y en bastante buen estado… a veces en un estado casi perfecto, un volumen que te costaría dos o tres veces más caro en las grandes superficies, dinero que sirve para enriquecer a grandes editoriales que trafican con libros de pésima calidad… Hay que ir a librerías de segunda mano, o a esas librerías de barrio que se nutren de editoriales pequeñas o poco conocidas, aunque sólo sea para joder a las grandes editoriales, y para mantener a esos sufridos libreros que un día, hace mucho o poco tiempo, decidieron invertir no poco dinero en abrir un local lleno de libros para que la gente pudiera ir a su casa un poco más feliz y un poco menos ignorante.

Y si resulta que te metes en una de esas en las que más que caminar por los estrechos pasillos te ves obligado a nadar entre libros para poder avanzar… pues tampoco es para tanto. Mucho mejor que ir al Corte Inglés y mirar sus fabulosas mesas de novedades, plagadas de ediciones muy bonitas, con portadas llenas de colorines y de volúmenes de seiscientas o setecientas páginas, más aptos para emplear de sujetapuertas, o de calzamesas, que para leer su contenido, todos ellos por módicos precios, entre los veinte y los treinta euros, si no más, que es la cantidad a pagar si quieres estar al día de las extraordinarias novedades que llegan, y hablar con tus amigos de la última novela insípida y olvidable que está tan de moda este mes…

7 comments on “Librerías de segunda mano: entre el cielo y el infierno

  1. De segunda mano siempre. Todos los meses encargo unos cuantos a una de Madrid que está muy bien; librería Alcaná, tal vez la conozcas.
    Aquí en Oviedo voy siempre a una diminuta muy cerca del teatro Campoamor, donde se entregan los Premios Princesa.
    Abrazo!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Claro que la conozco! De hecho no queda lejos de mi trabajo.

      Le gusta a 2 personas

      1. La verdad que siendo tú de Madrid no iba yo a descubrirte nada jajaj. Me da a mí que la debemos de conocer todos los que estamos interesados en libros de segunda mano a nivel nacional. Seguro que conoces varias tan buenas como esa.

        Le gusta a 1 persona

      2. Tampoco tantas, tío. Mientras te provean de buenos libros, baratos y en buen estado, conque conozcas unas pocas te es suficiente. Por el centro hay una cuantas, pero es una lotería, y en muchas no hay nada que llevarse a la boca…

        Le gusta a 2 personas

  2. Adrián, ¿has pensado en hacer una lista con estrellitas pero con obras literarias? Estaría interesante.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí que lo he pensado, colega… quizá en un futuro, no lo sé. También de series… ya veremos.

      Un abrazote

      Le gusta a 1 persona

      1. Estaré pendiente.
        Un abrazo!!!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: