La preeminencia de ‘Raging Bull’ en los 80

Al parecer Tarantino ha declarado que ‘La red social’ (‘The Social Network’, David Fincher, 2010), es la mejor película de la pasada década. Esa es su opinión, y no sé si se refiere al mejor filme del cine americano, o al mejor filme en general, aunque probablemente sea lo segundo. Dejando aparte el hecho de que 2010 pertenece a la primera década del siglo XXI, y no a la segunda (porque no hay un año 0…), y dejando claro que cada uno puede opinar lo que le de la gana, y más si eres un director de cine famoso y todo un cinéfilo como Tarantino, me resulta, personalmente, muy complicado estar de acuerdo con él, pese a que sin duda ‘La red social’ es una magnífica película. No me gustó demasiado la primera vez que la vi, pero sucesivos visionados me han convencido de sus grandes virtudes. Ahora bien, el propio Fincher se superó a sí mismo en la yo diría insuperable ‘The Girl With the Dragon Tattoo’, filmada un año después, que si se me apura es su mejor película, y ‘Gone Girl’, de 2014, también me parece netamente superior a ‘La red social’.

Quizá venera tanto aquella película porque posee algunos de los mejores diálogos del cine reciente, pero él mismo, Tarantino, es un gran dialoguista, y me parece que incluso su ‘Django Unchained’ puede rivalizar sin problemas con ‘La red social’. Ahora bien, ya si incluimos a los grandes, no hay discusión posible. Por ejemplo Paul Thomas Anderson y su ‘The Master’, que es una obra maestra excepcional, o el ‘Boyhood’ de Richard Linklater, por no hablar de Scorsese y ‘The Wolf of Wall Street’, que posee diálogos tan afilados y veloces como los del filme de Fincher, así como ‘Silencio’, que son dos obras maestras claramente por encima del filme elegido por Tarantino. Y si salimos de EEUU y nos vamos a Europa, tenemos filmes impresionantes e imperecederos como ‘La vie d’Adèle’, ‘Amour’ o ‘Melancholia’, de Kechiche, Haneke o Von Trier, respectivamente, que convierten al endiabladamente habilidoso filme de Fincher en algo un poco más prosaico y no tan brillante. Pero supongo que siempre es tentador elegir una gran película por encima de todas las demás en una década concreta.

Y a veces esto no es fácil…pero otras veces sí que lo es. Por ejemplo en los 80, y siempre ciñéndonos al cine de EEUU (porque hablar del cine mundial me parece mucho más complicado e inabarcable). Y si lo hacemos así convendremos, creo yo, en la primacía casi absoluta de ‘Raging Bull’, la obra maestra de Martin Scorsese, sobre casi todas las demás de sus colegas norteamericanos en aquella década, aunque de nuevo habría que especificar que estrictamente pertenecería a los años setenta, pero psicológicamente, verbalmente, el año 1980, igual que el 2010, igual que el 1950, ya pertenece a la siguiente década.

¿Qué puede rivalizar con la narración del ascenso y caída, de la incesante lucha de Jake La Motta contra el mundo entero? Pues muy poco, la verdad. Insisto en que hablamos del cine norteamericano de esa década. Si el filme de Scorsese perteneciera (psicológicamente…) a los setenta, la cosa sería muy diferente, pero los años ochenta fueron una época convulsa, en la que muchos mitos cayeron y en la que las reglas del juego saltaron por los aires y los estudios, o ese simulacro de estudios que ahora eran las grandes corporaciones, recuperaron el control creativo, y el cine de autor se dedicó a sobrevivir. Por tanto ‘Raging Bull’ habría sido otro gran filme de la década anterior, pero es el gran filme americano de la siguiente, y si nos estrujamos las neuronas podemos encontrarle algunos rivales, pero dudo que puedan superarla. Ahí está David Lynch con su magistral ‘Blue Velvet’ (1984) o su arrasador ‘The Elephant Man’, del mismo año que el filme de Scorsese y también en blanco y negro. También fue la época de esplendor del gran Carpenter, y ahí están ‘The Thing’ (1982), ‘Prince of Darkness’ (1987) y ‘They Live’ (1988), tres obras maestras del fantástico y la sci-fi. Podemos citar, por último, las dos primeras películas de James Cameron, las grandes conquistas que representan ‘The Terminator’ (1984) y ‘Aliens’ (1986). Y muy poco más.

Quizá ‘Robocop’ de Verhoeven, y ‘Die Hard’, de McTiernan, pero uno o dos peldaños por debajo…

Nada de lo realizado por Coppola puede mirar de tú a tú a ‘Raging Bull’ en esta década, a pesar de que hizo filmes magníficos como ‘One From the Heart’ (1981), ‘The Outsiders’ (1983), ‘Rumble Fish’ (1983), ‘Cotton Club’ (1984) o ‘Tucker’ (1988). El filme de Scorsese está en otra liga, y solamente pueden acompañarle, bajo mi punto de vista, ‘Blue Velvet’, ‘The Thing’ y los dos primeros filmes de Cameron… claro que si abriésemos la mano y considerásemos filmes europeos o asiáticos, la cosa cambiaría bastante, y ese exclusivo ramillete se ampliaría con películas de Tarkovski, de Kurosawa, de Imamura, de Bergman, de Herzog…

Pero convendremos en que el filme de Scorsese lo tiene todo: posee el aspecto meramente técnico o narrativo, absolutamente revolucionario en cuestiones como el montaje, la estructura o la composición de planos, posee ese blanco y negro sucio que se aleja del preciosismo de cintas como ‘Schindler’s List’ y lo acerca al cinema verité o incluso al neorralismo italiano; alberga un lado humano complejísimo, en la torturada imagen de un boxeador autodestructivo, que a su vez conecta con la situación personal de un Scorsese en caída libre con las drogas, que encontró en este proyecto una tabla de salvamento tanto estética como vital. Es un filme gigantesco, la segunda obra maestra rotunda de Scorsese tras ‘Taxi Driver’ (1976), y eclipsa absolutamente los años ochenta salvo por los filmes nombrados, convirtiéndose en un faro del cine futuro, de las conquistas venideras cuyos frutos han sido recogidos por los más grandes cineastas de las generaciones siguientes.

Y es un filme que reconozco haber visto pocas veces, en comparación con otros de Scorsese, porque se me hace muy duro asistir a esta ceremonia de la destrucción física. Pero a veces ocurre esto con las más grandes películas o novelas. Otro día escribo sobre eso.

4 comentarios sobre “La preeminencia de ‘Raging Bull’ en los 80

  1. De la década de 2000-2009 me gustaría añadir, amén de ‘Malditos bastardos’, ‘Hacia rutas salvajes’, ‘La niebla’, ‘Señales’ y la inolvidable, nunca mejor dicho, ‘¡Olvídate de mí!
    Con respecto a los los 80 poco más que añadir, quizá ‘Otra mujer’ de Woody Allen.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s