Con el asesinato de George Floyd nos hemos vuelto todos locos

12 comentarios

He estado a punto de titular a este artículo “En el asesinato de George Floyd: el mundo está loco, loco, loco”. ¿Se acuerda el lector de aquella divertida película de Stanley Kramer, estrenada en 1963, y luego pasada por televisión más de cien veces, titulada ‘El mundo está loco, loco, loco’ (It’s a Mad, Mad, Mad, Mad World)? Un grupo de personas que circulan por una carretera accede a un secreto, tras un accidente, que puede hacerles multimillonarios, y se lanzan a una loca carrera por quedarse con todo el dinero, lo cual tiene poco que ver (por eso he cambiado de opinión respecto al título) con lo que voy a argumentar a continuación. Lo único que tiene que ver es que el mundo, y por mundo nos referimos lógicamente a la gente, está loco de atar. Y no precisamente por correr desquiciado para conseguir cuanto más dinero mejor, aunque a veces también, sino porque una tragedia como la que ha dado la vuelta al mundo (la ejecución en directo de un ciudadano de color en Estados Unidos) ha vuelto a destapar la caja de las hipocresías y lo políticamente correcto. Y el ambiente, una vez más, se vuelve irrespirable, insoportable en este ataque institucionalizado a la inteligencia.

Lo digo muchas veces y al final va a perder su significado: yo no sé de qué me sorprendo. No lo sé, cuando escucho en la radio, o me cuentan en la televisión, que en muchos colegios e institutos de EEUU tienen prohibida la lectura de ‘Matar a un ruiseñor’ (To Kill a Mockingbird), la maravillosa novela de Harper Lee, porque contiene unos cuantos insultos a ciudadanos negros. Al poco me entero de que HBO Max va a retirar de su catálogo (dicen que no por mucho tiempo) ‘Lo que el viento se llevó’ (‘Gone With the Wind’, 1939), con el objetivo de ponerle un cartel que “explique su contexto histórico”. Claro, no vaya a ser que algún despistado la vea y, yo qué sé, se ofenda tanto que se ponga a llorar…o que se de cuenta de lo malos que han sido los blancos con los negros y se líe a tiros…o, por ponernos imaginativos, la vea y se sienta tan atacado, tan injuriado, que reviente de rabia. Como no lo entiendo, me pongo a lanzar probabilidades, a ver si acierto con alguna, aunque sea de refilón. Hoy mismo, en unos cuantos de estos canales que nos han regalado para “entretenernos” en el confinamiento, han puesto ‘El color púrpura’, de Spielberg, ‘Adivina quien viene esta noche’, también de Kramer, por cierto, o ‘Catwoman’, la de Halle Berry enfundada en el traje del personaje… ¿casualidad?

De poco vale explicar a las personas que han tomado esa decisión, y a las que probablemente les apoyan, que no solamente ‘Lo que el viento se llevó’ no es un relato que ensalce la esclavitud, es que en caso de que lo fuera, sería un motivo más, además de su incuestionable calidad cinematográfica, para no retirarla. Ocurre lo mismo que con las imágenes, vistas ya mil veces, de George Floyd tirado en el suelo, con una rodilla en el cuello, asfixiándose, llamando a su madre, y suplicando (¡suplicando!) que le dejen respirar. ¿Han censurado esas imágenes? ¿Cabría en la mente de alguien sano y razonablemente inteligente algún argumento a favor de que fueran censuradas? Estaremos todos de acuerdo en que era necesario verlas, por muy repugnantes, terroríficas y sombrías que resulten. Había que verlas, y lo mismo sucede con ‘Lo que el viento se llevó’, que además no es un enaltecimiento del racismo o la esclavitud, sino, simplemente, un relato desde el punto de vista de los sudistas. Yo entiendo que un negro de EEUU, y de cualquier parte del mundo, ve algunas secuencias de la película y no se siente precisamente cómodo…¡pero es que es lo que había! ¿Qué hacemos? ¿Borramos la historia con un tipp-ex? ¿No es más necesario conocerla para saber de dónde venimos y lo que somos capaces de hacer como especie?

Si precisamente se censura una novela que es un alegato en favor de la igualdad de derechos y en contra del racismo y la intolerancia como es ‘Matar a un ruiseñor’… ¿por qué entonces no se censura también ‘Malcolm X’, que es otro alegato en contra del racismo, y una crónica de este mal a través de varias décadas de la historia de EEUU? La secuencia inicial, que por cierto es material de archivo, en la que vemos la brutal paliza real a la que varios policías someten a Rodney King (paliza de la que por cierto salieron absueltos en un juicio televisado), se parece mucho a lo de George Floyd. Pero esta no la censuran, quizá porque está dirigida por un hombre negro, o quizá porque los criterios de censura son tan arbitrarios como aquellos que los imponen, e igualmente fútiles. Yo propongo censurar también casi todas las películas de Tarantino (en la que el peyorativo y ofensivo término negrata, “nigger”, es pronunciado decenas y hasta cientos de veces), y podríamos censurar también toda la obra de William Faulkner, en la que muchos de sus protagonistas son dueños de antiguas plantaciones, y tienen criados negros, y por extensión la de cualquier escritor del sur de EEUU. Y de ahí al infinito.

Pero la única razón, la única en realidad, por la que este movimiento ha tomado forma, y la gente negra (y también la blanca), ha dicho hasta aquí llegamos, es porque ha visto las imágenes del brutal arresto de George Floyd, y le han escuchado suplicar por su vida, suplicar porque le dejen respirar. Ese lo hemos visto, pero cientos o quizá miles de actos parecidos o peores no los hemos visto, y habría estado bien verlos todos, porque hasta que no vemos el horror absoluto delante de nuestros ojos, hasta que no oímos la voz del suplicante rogando por su vida, no nos lo creemos. Esa es la fuerza de las imágenes y del sonido. Y desde la paliza a Rodney King hasta la muerte de George Floyd, y desde la muerte de Floyd hasta el momento en que estoy escribiendo estas líneas, habrá vuelto a ocurrir unas cuantas veces más…pero no lo hemos visto. Insisto: es necesario verlo.

A este respecto, y ya doy por finalizado este texto, recuerdo el final de la estupenda ‘Strange Days’, de Kahtryn Bigelow, un filme sobre las tensiones raciales en L.A. al filo del nuevo milenio, en el que una violencia cada vez más descontrolada termina por estallar cuando un chavalillo negro es testigo de la paliza que está recibiendo Angela Bassett de manos de varios policías. Ese es el click. Si EEUU, un país enfermo de violencia y de odio, de poder y de corrupción, quiere salir del agujero en el que está metido, va a tener que abrir los ojos, va a tener que verlo todo, y asumir lo que sucede todos los días. Si los cierra, si empieza el baile de películas, canciones, libros, personalidades censuradas, si comienza la demagogia barata (tal como ha sucedido en el MeToo, después del cual cualquier afirmación de una mujer en contra de un hombre, sin pruebas, se convierte en verdad indiscutible), si los famosos empiezan a decir tonterías tales como que debería haber paridad de actores negros (y chicanos y chinos, y mujeres), en cada producción audiovisual, si se empieza a demonizar a todo el mundo y a perder la cabeza, si sucede todo eso, aunque condenen a los policías que le mataron, la muerte de George Floyd habrá quedado verdaderamente impune.

Plural: 12 comentarios en “Con el asesinato de George Floyd nos hemos vuelto todos locos”

  1. Absolutamente de acuerdo en todo , gracias por aportar un poco de cordura y distancia a quien quiera tomarla. La censura conllevará censura de quien piensa distinto cuando alcance el poder, revisionismo y entierro permanente de la historia para manipular a los débiles y no aprender nada. La representación de una realidad NO es necesariamente una apología , en muchas ocasiones es la única manera de criticar lo que ocurre en una sociedad opresiva . Algo similar ocurría en los años 40 en España en los que el solo hecho de escribir y describir la realidad ya era mucho, salvando la censura con inteligencia como hicieron el gran García-Berlanga, el Cela de Pascual Duarte o la aparentemente inocente Carmen Laforet, de la que me gustaría dejarte uno de mis últimos posts (cómo ser feminista cuando ser feminista conllevaba el ostracismo)

    Le gusta a 2 personas

      1. Cierto, me refería más a la obra que su carrera y devenir posterior. Cela y Umbral tenían una pluma afilada pero su porte y sus formas se han comido su literatura (el riesgo de crear un personaje caricaturesco y autoparódico que te fagocite)…, planteamientos políticos al margen. Enhorabuena por el blog, te seguimos atentos la pista

        Le gusta a 1 persona

      2. Muchas gracias!

        Eran gente culta, Cela y Umbral, de prosa barroca y elaborada, pero no eran grandes narradores. Eran, más bien, los intelectuales casposos, machistas, grimosos y zafios que sin duda se merecen los españoles.

        Saludos!

        Me gusta

  2. Los esfuerzos por inclusión, políticas culturales éticas, y la condena por la discriminación, debe hacerse a futuro, y dentro de parámetros lógicos. Nunca hacia el pasado, borrando y reescribiendo la historia. Claro que hay muchas obras culturales impregnadas de racismo, pero borrarlas solo sería borrar las huellas de un crimen, además de plantear un moralismo infantil e insultante. Yo me considero una persona en el espectro progresista de izquierda en lo político y social… pero me repugna esta cruzada que está llegando a convertirse en una dictadura fascista de lo políticamente correcto. Al final los extremos se tocan.

    PD: que bueno encontrar este wordpress Adrían Massanet, lo descubrí hace poco, siempre disfrutaba tus entradas en blogdecine.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totamente de acuerdo. Lo has dicho a la perfección: sería como borrar las huellas de un crimen. Pero todo esto no es mas que teatro, porque no va a valer para nada.

      Vaya, entonces me leías por aquel entonces. ¿Cómo me has encontrado?

      Un saludo

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s