Intuiciones

Hay que hacerles caso, porque están ahí para algo, sobre todo cuando estás haciendo algo tan extraño, tan complejo y tan inexplicable como escribir una novela. En ese caso las intuiciones tienen el valor de un ataque de ansiedad en la vida real: te están avisando de algo, son una señal, o una alarma… algo en tu interior te está avisando de que algún aspecto de lo que estás haciendo está mal o por lo menos no lleva el rumbo adecuado. Lo malo es que es bastante arriesgado hacer caso de las intuiciones, porque es posible que no las interpretes bien y te metas en la boca del lobo, y que acabes peor que como empezaste. Además, suceden después de varios días de calma exterior y de zozobra interior, de insatisfacción con lo que estás escribiendo, de vacío, por lo que te puedes ver en un verdadero apuro mental y anímico.

Todo esto, creo yo, a veces es necesario para ponerte a caminar en las agitadas, indefinibles y semanas y meses que te va a llevar escribir esa novela que vas a escribir, y yo, lejos de escribir este artículo para dar consejos a escritores o de querer ser un ejemplo para nadie, simplemente me estoy limitando a describir las difíciles sesiones de escritura que estoy enfrentando las últimas tres semanas, en las que he abandonado, una vez más, un proyecto largamente pospuesto porque me he dado cuenta de que no representa ningún interés narrativo para mí (aunque quizá pueda representarlo en un futuro), y en las que me he debatido entre dos posibles materiales novelísticos hasta decidirme por uno de ellos… para luego descubrir, a las primeras seis o siete mil palabras, que no lo estoy enfocando desde el punto de vista más interesante posible, y que eso, dentro de pocas semanas, va a llevarme a un callejón sin salida. De modo que vuelta a empezar.

Puede ser una intuición o lo que otros llamarían una profunda reflexión sobre lo que se está haciendo, pero tengo la impresión de que he escuchado más a mis tripas que a mi cabeza, y creo que eso siempre es bueno. Sin embargo he empezado con el pie cambiado y me está costando una barbaridad mantener una escritura regular e intensa, y ello a pesar de que no me asaltan ideas de otros posibles proyectos que debería estar escribiendo antes que este (tal como he explicado en otra ocasión que te vienen porque tu mente no deja de tenderte trampas) ni he pensado que no pueda hacer algo emocionante de esta historia que quiero contar. La sensación real que tengo, y esta es la verdad, es de que no estoy a la altura. Pero creo que eso es bueno: demostrarme a mí mismo que sí lo estoy, y dentro de cuatro o cinco meses, o cuando sea que tenga listo un borrador lo bastante digno, hablar a mi yo de principios de enero y decirle: ¿lo ves? “ya te dije yo que valdría la pena”.

La clave, me parece a mí, es que el personaje (o personajes) centrales de tu historia sean interesantes para ti, lo bastante como para que a su reclamo de que les des vida te niegues a ti mismo el descanso tan merecido después de una jornada de trabajo, o una buena compañía, o esa película que estás deseando ver, o esa cena con los amigos, o esa lectura que está esperando a que termines con ella de una vez. Nunca he entendido cómo alguien se puede poner a escribir de otra manera. Por mucho que tus personajes sean detestables, trágicamente imperfectos, absurdos y hasta odiosos la mayoría de las veces, ellos son la verdadera razón de tu esfuerzo, y cuando veo a esos escritores que te cuentan una historia sobre alguien anodino, o que son incapaces de armar un personaje te preguntas qué resorte interior le ha llevado a ser escritor… ¿escribir bonitas frases o hablar de lo hermoso del amor? ¿sentirse artistas porque te construyen una historia trepidante? El personaje es la clave de todo y es, en realidad, una extensión de tu prosa y de tu pensamiento, y una de las dos piedras de toque (la otra es el estilo) de todo verdadero gran narrador. ¿Sobre qué vas a construir tu narrativa, sobre pijos adolescentes sin nada mejor que hacer que chatear todo el día?

Yo creo que ya he encontrado mi personaje, y es un personaje que me da miedo y que me atrae de una forma complicada al mismo tiempo. Creo que se parece demasiado a mi, eso no me gusta porque voy a tener que indagar en mi interior una vez más, y cada vez indago un poco más adentro y no sé qué diablos voy a encontrar en un sitio tan oscuro y tan impredecible. No se parece a mí en todo, lógicamente, pero sí en muchas cosas que me pregunto si los demás ven en mí. Y si no lo ven, supongo que lo distinguirán cuando la novela esté terminada y publicada.

3 comentarios sobre “Intuiciones

  1. Adrián ¿practicas meditación, mindfullness o yoga? ¿te has planteado tomar flores de bach? Te lo digo por la siguiente razón: todos hemos tenido a lo largo de nuestra vida una serie de circunstancias que nos ponen a prueba hasta el punto de tambalear nuestras creencias, principios e ideales y para llevar acabo la empresa que queremos hacer no hay nada como aquietarse y alcanzar paz interior para poder ordenar nuestras ideas y ponerse manos a la obra. Honestamente, hablo de mi propia experiencia personal y no voy a decirte lo que debes hacer (faltaría más) pero la sensación que sientes con la escritura, yo la he tenido con otros ámbitos de mi vida y por ello, te lo menciono.

    Respecto que tengas un personaje que se parezca a ti y te de miedo ¿Qué decirte? todos tenemos luz y oscuridad en nuestro interior. Puede que sepas lo que vas a encontrar o no al indagar en ello, pero al menos serás consciente de ello y te permitirá conocerte mejor a ti mismo. Quien diga que no tiene miedos e inseguridades, no sabe de lo que habla. Al menos quien habla de ello es sincero y eso, es una de las mejores cualidades que tiene el ser humano. No hay nada como el autoconocimiento.

    Ojalá este bache no sea un impedimento para saques ese talento que llevas dentro y puedas moldear tu novela

    Un saludo y gracias, como siempre, por permitir leer algo muy interesante

    Me gusta

    1. Hola, CinefiloGC

      Yo lo único que practico es escribir. Es lo único que me sirve.

      Aquí quería dejar por escrito, como una especie de diario algo más estilizado, lo que me ha sucedido con los inicios de esta nueva novela. En realidad me suele pasar lo mismo con todas.

      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s