Hitchcock vs. Tarkovski: convenciones frente a expresión artística

Escuchando el último programa de Todopoderosos, en el que de nuevo tratan la figura de Alfred Hitchcock (esta vez con mayor profundidad que la primera vez), vuelvo a encontrar las viejas ideas y los argumentos habituales contra los que yo, creo que desde las mismas escuelas de cine a las que asistí, siempre he sentido rechazo y a los que siempre me he opuesto (así me fue en ambas escuelas…), seguramente porque mi sensibilidad como espectador cualificado ni se siente cómodo con ellos ni puede creer en ellos, y a la hora de escribir sobre cine (algo que llevo haciendo más de diez años) me gustaría poder desarrollar ideas más interesantes que las que se llevan repitiendo durante años por un amplio sector de la crítica. Porque, a grandes rasgos, y empleando ahora cierto reduccionismo, podríamos hablar de dos grandes corrientes cinematográficas (que a su vez dependen de sendas corrientes literarias y en general narrativas): la proveniente del mundo anglosajón y la proveniente del resto del mundo. Por supuesto ambas se alimentan y se dejan influir, en multitud de aspectos, por la otra, de tal forma que sufren la contaminación de sus formas y estilos, pero cada día es más predominante el sentido narrativo del mundo anglosajón. Aún así… vamos por partes.

Cuando Rodrigo Cortés, un hombre muy inteligente y preparado, que sabe de lo que habla (al contrario que Juan Gómez Jurado, que no sabe ni mirar el año de producción de ‘Nosferatu’ en su móvil) sitúa a Hitchcock como una de las diez figuras más importantes de la historia del cine, hasta cierto punto es lógico que lo haga. Desde un punto de vista mediático, Hitchcock es ineludible como figura narrativa, como eje del cine estadounidense y anglosajón, y como director popular y mainstream. Cortés, en ese sentido, se pronuncia igual que lo haría el grueso del público más o menos cinéfilo. ¿Cuáles son las diez figuras más prominentes de la historia? Imposible no nombrar a Hitchcock, Ford, Kubrick, Hawks, Spielberg, Wilder… gente así. Todos ellos partícipes de una forma de entender el cine (sobre todo en el sonoro, que es el cine tal como lo entendemos ahora mismo). Y quizá esos espectadores o críticos nombraran otras figuras no anglosajonas (tampoco muchas) como Eisenstein, Truffaut o Fellini. Puede ser. Pero el concepto de cine queda claro con los antes nombrados: un cine explicativo, analítico, en el que cada plano signifique algo, y en el que todo tenga un sentido claro, rotundo. Esta es una forma de entender el cine tremendamente primitiva, empequeñecedora, burguesa y conservadora.

Lo que me sorprende es que cinéfilos que me consta que están preparados, como el tal Bracero (muy activo a la hora de escribir sentencias en twitter), su gurú Luis Aller y muchos otros, que insisten en nombrar películas alejadas del mainstream, que parecen siempre más que dispuestos a despreciar el cine estadounidense, o el cine más comercial, o el cine más habitual, que por lo visto buscan un cine más artístico, experimental y arriesgado, no hacen otra cosa que alabar los mismos rasgos lingüísticos una y otra vez. A saber: el plano, la composición y el encuadre, a veces el montaje entre planos y su duración, como si bastara con la disposición de los actores y el movimiento de la cámara para valorar una película. Estos espectadores no hacen más que admirar conceptos tales como ese espejo roto al fondo del encuadre, situado entre dos actores, como expresión de su ruptura sentimental, o como el dibujo de los personajes basado en que uno se baja de un coche y otro de un caballo. ¿Cuántas veces hemos visto en cine unas rejas casuales, quizá la valla de una casa, como expresión de la incomunicación o del futuro de unos personajes, o una zanja entre dos personajes como una imagen que quiere decirnos de su alejamiento sentimental. Todo esto es lo que estos cinéfilos defienden como esencial en el cine.

El verdadero epítome de todo esto fue, por supuesto, Hitchcock, que entendió el cine no solamente como una consecución de planos lógicos para indicar una dirección (pre)determinada), sino como una ilusión, una engañifa. Ya lo decía él: “otros directores dan al espectador un pedazo de vida, pero mi cine es un trozo de pastel”. El suyo, y el del 90% de los directores anglosajones, así como el de todos los directores europeos y de otras cinematografías del mundo ya convencidos de que ese es el único cine posible. Y si Hitchcock es el culmen de todo esto, su libro (escrito por Truffaut, transcribiendo sus largas charlas con él) es la Biblia de esa forma de pensar. Pero algunos tenemos otra biblia. Claro, no sorprende que muchos de los cahieristas, y sus descendientes naturales, siguieran en muchos puntos las enseñanzas de Hitchcock, y esa es una de las razones de que el cine francés, pese a que tantos lo tengan en tan alta estima, no conozca grandes maestros universales con excepción de Robert Bresson, que es el anti-hitchcock. Incluso el experimentalista Godard, creador de algunos trabajos fascinantes, es hijo putativo de Hitchcock. Los cahieristas, con Truffaut a la cabeza, también creían que lo mejor para el espectador era entregarle un trozo de pastel.

La otra Biblia que algunos hemos leído hasta que se le han caído las hojas, porque es un compendio de una inteligencia y sabiduría sin límites (y a la que el a veces recalcitrante Angel Fdez-Santos se refirió temerariamente como “balbuciente”) es por supuesto ‘Esculpir en el tiempo’, de Andrei Tarkovski, que al contrario que el muy seguro de sus ideas Hitchcock, es una búsqueda, un viaje por las posibilidades artísticas del cine, en el que la incertidumbre y el enigma recorren casi todas sus ideas, pero todo ello fortalecido por intensas convicciones artísticas. Los que pensamos que el cine es algo más que un plano un poco desequilibrado de una mesa al fondo en la que come una familia para explicar lo desunida que está esa familia, los que estamos bastante seguros de que ese tipo de “lenguaje” visual (nunca sonoro… cosa curiosa…) funciona para el espectador a un nivel muy bajo en comparación con la experiencia totalizadora que ha de representar para él un filme (igual que para el lector una novela o un relato), los que creemos que para “saber de cine” no basta con saber de forma o duración de planos, sino de montaje, de dramaturgia, de literatura, de escenografía, de música, de poesía, de ciencia, de sonido… tenemos en el extraordinario libro de Tarkovski una ayuda inestimable.

Porque… ¿cómo definir algo como esto basándonos en términos de lenguaje de Luis Aller o su discípulo Bracero?:

O como esto:

O esto:

O esto:

O esto:

O esto:

O, ya para terminar, esto:

¿Qué van a decir estos estructuralistas acerca de estas secuencias? ¿Y qué puede decir gente que sólo ha seguido la doctrina, lo sepa o no, del cine anglosajón más tradicional? Poca cosa, me temo. Pero supongo que si el cine es ahora tan poco interesante en demasiadas de sus manifestaciones, es porque es esa doctrina la que ha arrasado en el mundo, y ha dejado al cine (y por extensión a la literatura) al borde de la extinción.

22 comentarios sobre “Hitchcock vs. Tarkovski: convenciones frente a expresión artística

  1. Chapó por tu artículo, del cual me has enseñado y dado un enfoque diferente. Ah! gracias por los videos (algunas las desconocía).

    Seguiré al tal Bracero en twitter. Seguro que aprendo algo más sobre cine.

    Un saludo

    Me gusta

  2. Buenas tardes, Adrián. Soy de Córdoba, Argentina. He leído la gran mayoría de tus artículos, muchos de ellos los comparto en mi cuenta de Twitter. Tengo 22 años y la primera vez que leí un texto de tu autoría fue en el 2015 o 2016 aproximadamente, cuando escribías para espinof. Recuerdo muy claramente que me causaste una honda impresión, al principio el concepto que tenía sobre vos era el de un arrogante, no te miento, tus ideas sobre cine chocaban con las mías, sin embargo, sentía la pulsión de seguir leyéndote porque consideraba (y considero) que en tus opiniones y juicios subyace una sabiduría, distinta, pero sabiduría al fin. Nunca me había animado a comentarte ninguna entrada hasta hoy que tuve el empuje para hacerlo. No quiero parecer exagerado o pesado, sólo quería dejar plasmado que para mí has sido como un maestro. Gracias a vos, por ejemplo, he descubierto a Enrique Urbizu, quien se ha convertido en uno de mis directores predilectos.

    Ahora bien, aprovechando esta oportunidad, quiero preguntarte lo siguiente: vos no sos “estructuralista” ni “purista” ni “academicista”, entiendo que no quieras encasillarte en ninguna tendencia o vertiente narrativa. Entonces, ¿qué sos? ¿a qué modelo cinematográfico te plegás?

    A grandes rasgos, en este pasaje haces referencia a que Hitchcock posee muchos hijos putativos, ¿es malo eso? Fincher -para mí- bebe de las fuentes hitchcockianas, un director al que rankeaste y otorgaste el título de “grandioso” junto a Cameron y a P. T. Anderson. ¿Es Fincher un realizador “convencional” por el hecho de emplear recursos propios del suspende de Alfred?

    Le gusta a 3 personas

    1. Hola, Robert

      ¿Por qué nunca te animaste a escribirme, hombre? ¡No muerdo! Es verdad que a veces puedo parecer un poco arrogante, y es que uno de mis defectos es cierta vanidad intelectual. De todas formas, en comparación con otros, creo que soy el tipo más humilde del mundo.

      En realidad en espinof, que antes se llamaba blogdecine, escribí desde 2008 hasta 2011, y luego he escrito en muchos sitios, y aquí me tienes, en mi web personal. Me alegro que siguieras leyéndome y que me comentes ahora. Y me alegro, aún más, de haberte descubierto cosas, como por ejemplo a Enrique Urbizu. Para eso me pongo a escribir muchas veces, para aportar algo a los que me leen.

      No me quiero encasillar porque a mí eso de pertenecer a un grupo o secta es algo que me da bastante reparo. Soy extremadamente individualista (otro defecto, ya ves que tengo muchos). Hablé de esto en cierto artículo, hace no mucho. Yo soy yo. Yo creo que a la gente no se la puede reducir a un conjunto de influencias. Simplemente cojo lo que me gusta y me parece adecuado de cada pensamiento y lo añado al mío, modificándolo o plegándolo a mi forma de ver las cosas.

      Esa pregunta que me haces sobre Fincher es muy buena pregunta y viene a colación con el tema de este artículo en concreto. Fincher es hijo putativo de Hitchcock, sin ninguna duda, como el 90% de los directores americanos o anglosajones, pero es mucho más que eso. Hitchcock no habría podido hacer una película como ‘Millenium’ en su vida porque era demasiado academicista, además de analítico, y demasiado frío, y sus personajes carecen de entidad. Fincher, desde que se ha convertido en un maestro, supera en casi todo a Hitchcock, y emplea todos los recursos lingüísticos creados en estas décadas, pero para hacer algo completamente nuevo, proponiendo una experiencia totalizadora que nada tiene de academicista o de lingüíistica.

      Coméntame cuando quieras y hablamos de cine y de libros y de lo que haga falta.

      Un saludo desde España.

      Le gusta a 2 personas

      1. Gracias por tu receptividad, Adrian, sabiendo de antemano que en España ya es de noche y no me gusta molestar a tales horas que seguramente las dedicas a escribir tus novelas o algúna otra ocupación. En fin, quiero tomarme el atrevimiento de recomendarte un canal en Youtube, llamado La Última Página, llevado a cabo por dos profesores y escritores argentinos, aquí te dejo el link del canal -> https://www.youtube.com/channel/UCRaVE4HC0N86FZzgcw5WU-Q/videos; asimismo, te dejo el link de un podcast que hicieron sobre Mann -> https://www.youtube.com/watch?v=kk-NmBMoJhk, y el link de un programa sobre Cervantes -> https://www.youtube.com/watch?v=-4JMRdNZsfg, entendiendo que son dos de tus autores preferidos. No te quiero comparar ni mucho menos, pero escuchando a esos dos profesores, percibo las mismas ideas y sensaciones que depositas en tus escritos. De modo que cuando tengas tiempo y disposición, dale un vistazo al canal. Créeme, no tiene nada que envidiarle al programa español “Todopoderosos”.

        También, aprovecho (y hablando de Fincher) la ocasión para compartir con vos los hilos en Twitter que hace un cinéfilo de acá de la Argentina, los cuales, a mi juicio, son muy interesantes. Te adjunto el link de uno en particular sobre “Gone Girl” -> https://twitter.com/boris_1992/status/1104761674886725633

        Le gusta a 3 personas

      2. Hola, Roberto

        Aquí en España son las 10 de la noche, tampoco es tan tarde. Y no es como si me llamaras por teléfono, no molestas. Cuando pueda lo leo y te respondo.

        Vale, haré caso a tus recomendaciones y le echaré un vistazo tanto a ese canal como a estos hilos.

        Créeme que es Todopoderosos el que tiene mucho que envidiar a otros programas. Para empezar no tener entre ellos a Juan Gómez Jurado.

        Un abrazo!

        Me gusta

      3. Eres tan individualista, arrogante y torpe; lamento ofenderte, si es que te sientes ofendido por esos adjetivos; que te alejas de ciertos productos artìsticos que tienen una gran acogida entre el público por la propia acogida, por el propio aplauso, por el ridículo de los fanboys de dichos productos en redes sociales, sin tener en cuenta en ningún momento las características intrínsecas (artísticas) de esas películas o, si las abordas, lo haces sesgado por el asco al mainstream. Posees una serie de conocimientos (estrechos según mi punto de vista; quizá estoy equivocado) que te hacen considerar a todos los demás unos auténticos ignorantes; cuando probablemente quien ignora eres tú, entre otras cosas, porque el arte (el cine) no es crícamente objetivable, u objetivamente criticable. Es arte; no es ciencia. Relee lo que escribes y comprobarás que no ves a tu alrededor sino a imbéciles consumados.

        Para mí fue decepcionante leer una de tus entradas sobre Nolan que en sus líneas contenía el término bakala.

        Ahí fui consciente de que por mucho que desgastes las páginas de Tarkovsky vas a ser siempre muy pequeño.

        Le gusta a 1 persona

      4. Cuánta animosidad…

        No sé en qué mundo el hecho de ser individualista puede resultar ofensivo. En cuanto a lo de arrogante, es cierto que a veces lo soy, pero me temo que comparado con tantos otros yo soy el corderito más humilde del rebaño. Lo de torpe no lo entiendo, quizá lo pueda ampliar…

        Me sorprende, viniendo de alguien como usted, que tiene un blog que no está nada mal, que por lo visto sabe escribir con solvencia y proponer ideas con empaque, un comentario negativo tan poco sustentado, tan escasamente interesante y, sobre todo, tan belicoso.

        Yo sólo siento asco por los cínicos y los matones, no por ninguna película o novela, que yo recuerde. Eso de que yo me alejo de ciertos productos artísticos…o de que yo considero ignorante a todo el mundo.. son suposiciones de usted que carecen de cualquier valor.

        En cuanto a lo de Nolan, no recuerdo haber introducido en un texto sobre él ese término: bakala. Si sólo por el hecho de hacerlo usted extrae que yo siempre voy a ser muy pequeño, me parece bien. ¿Por qué habría de importarme lo que usted piense de mí?

        Y aún peor: si usted considera mi trabajo decepcionante… ¿para qué me lee?

        Mucho presuponer y mucha incongruencia, señor o señora 921kibu. En cuanto a su comentario… ¿qué quiere que le diga? Ni frío ni calor. Siga intentándolo.

        Un saludo afectuoso.

        Me gusta

      5. ¿Suposiciones que carecen de cualquier valor el hecho de que consideras a todo el mundo ignorante? Mon dieu. Si el letimotiv de la mayoría de tus artículos se circunscribe a la ceguera intelectual sobre: la implícita pobreza en que casi nadie repara en los finales de Spielberg, o por qué tanta gente (¿imbécil?) encumbra a Kubrick. La lista es infinita, Adrián. ¿Has releído o te has parado a pensar la minicrítica que escribiste de Forrest Gump? ¿De verdad no te chirría nada en ella? ¿No te das cuenta de la falta de rigor? ¿No percibes algo que no puede venir sino de un burro?

        Meter la expresión “adolescente bakala cinéfilo” en un artículo sobre una película de Nolan equivale a ser un ignorante de tomo y lomo; proviene de un articulista cuya crítica bascula en el recibimiento de la obra del británico por parte del público, en lugar de hacerlo con criterios artísticos —inapresables e inobjetivables desde el punto de vista científico; es decir: racionalmente.

        Claro que vas a ser muy pequeño, pero no por la descripción que hiciste de una persona que va al cine a ver una película concreta, sino porque en tu entorno sólo ves gente que está equivocada con respecto a: la lista, repito, es interminable.

        Yo no siento ninguna simpatía por lo almodovariano, ninguna, no sé si estaré en un error o en un acierto; almodovariano en el sentido de la fama en torno al director manchego: la recaudación en taquilla; ideas políticas, tendencias sexuales, afinidades diversas; amistades variopintas; no estoy en esa línea, sin embargo, en Julieta el ciervo a través de la ventanilla del tren sólo lo puede parir un genio del cine. El plano cenital de Barcelona en Todo sobre mi madre no puede engendrarse sino en la mente de un gran cineasta.

        Hay muchos ‘personajuchos’ que han dicho grandes tonterías sobre la obra Stanley Kubrick, pero a mí no me impiden calibrar —aunque me reitero en lo incalibrable del asunto— la narrativa que va más allá en algunas escenas de su obra.

        No sorprende que las ideas que expreso en mi anterior comentario y también en las de éste no te hagan mella en absoluto. A tu alrededor todos son tontos.

        ¿Para qué leerte? Yo tengo más interés en saber de aquellos que no piensan como yo que en aquellos que coinciden conmigo. No sé si fue Popper quien dijo que para avanzar son necesarios los obstáculos. Soy un ignorante que, a diferencia de ti, quiere salir de su ignorancia.

        No intento nada aunque pueda parecer beligerante. Expreso sólo mi opinión.

        Un saludo

        Le gusta a 1 persona

      6. Nada, no lo consigue, ni interesarme con sus divagaciones ni ofenderme.

        Me gusta tener lectores que discrepen de mí (tanto que me lee, por lo visto, y no lee los comentarios), pero me da dolor de cabeza comprender por qué alguien a quien no le gusta lo que escribo se permite el lujo de dejarme varios párrafos en un comentario. Absurdo total.

        Tenga buena noche y aproveche el tiempo en algo más fértil que tratar de entrar en un diálogo conmigo a base de ocurrencias y retahílas de ofendido.

        Me gusta

  3. Vale, si te animas a ver al menos media docena de programas me comunicas por acá tus pareceres y conclusiones al respecto. Recuerdo que uno de los primeros textos que leí en espinof fue aquel que titulaste como “No habrá paz para los malvados, un maldito milagro”. Pues eso, programas como “La Última Página” son un maldito milagro.

    Por lo demás, te seguiré leyendo y comentando con el devenir de los días. Abrazo grande, buenas noches en la Madre Patria ja, ja.

    Le gusta a 2 personas

  4. Por cierto, cada vez que nombras a Bracero en algún escrito, yo lo comparto en Twitter y lo etiqueto. Hace minutos, a causa de esto mismo, leyó la entrada que hoy nos ocupa y respondió lo siguiente: “Parece que a este chico, sea quien sea, le ha dado fuerte conmigo. Me sabe mal porque se equivoca en muchas de las cosas que dice que defiendo, supongo que al haber visto algún tuit suelto por ahí, solo así me explico que crea que p ej no valoro el lenguaje sonoro 🤷🏻‍♂️” @Bracero666.
    Vos podés confirmarlo y checarlo en su cuenta.
    A lo cual yo respondí: “En el texto adjuntó algunas escenas de películas tales como Ordet, Fresas Salvajes, Ángel extermianador; él hace énfasis en que dichas escenas -de obras maestras absolutas- no tienen gran perfección formal en cuanto a la composición o encuandre de los elementos cinematográficos”
    Después Bracero: “Ya, pero yo nunca dije que esos elementos sean los únicos importantes a la hora de valorar una escena, ni que una buena idea de, p ej, encuadre deba ser algo impactante cuando a veces son cosas sencillas cmo colocar 2 personajes en un mismo plano en vez de hacerlo en planos indiv”.

    En síntesis, para mí ambos son excelentes y cada uno en su ámbito me ha proporcionado grandes conocimientos, te hago llegar esta info para que tus escritos (como estoy seguro) sigan manteniendo la misma sindéresis, solidez y respeto, y así el tan manido “debate de ideas” perdure en el tiempo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Vaya, no era consciente de que sabía de mi existencia. Tiene pinta de ser buen chaval el Bracero (se llame como se llame), pero no es cuestión de un tuit suelto, es que siempre repite las mismas ideas, más o menos, en su twitter.

      Y como él hay otros. Insistir tanto en la composición del encuadre, pictórica, conceptual, psicológica o plásticamente, me parece un enorme reduccionismo, que diluye muchas cuestiones de la cosa cinematográfica, del mismo modo que lo haría insistir en la sintaxis de un párrafo en la cosa literaria.

      En fin, seguro que aprendes mucho con él, no me cabe duda. Yo sólo expreso mis ideas, a veces con un exceso de vehemencia.

      Sí, te comentaré por aquí si quieres esos vídeos, que ya estoy escuchando y me parecen muy interesantes.

      Un abrazo grande!

      Por lo demás me gusta mucho debatir, pero no en twitter, que es un hervidero de trolls.

      Me gusta

      1. Adrián en base a todo esto, te planteo un par de cuestiones:

        1º) ¿Por qué escribes tanto sobre cine en tu web personal y críticas pero no te dedicas a ello profesionalmente? ¿o acaso es un medio para llegar a un fin?

        2º) Si La descendencia fuese un éxito de ventas, ¿te centrarías en tu faceta de escritor solamente?

        3º) Cuando expresas tus ideas, con cierta vanidad intelectual así como arrogancia, tal y como afirmas ¿esperas reconocimiento ecuánime o simplemente pretendes compartir tus ideas y de alguna manera influir en todos los que te leemos, los cuales, aprendemos de ti por tu conocimiento de este arte? No me malinterpretes. Todos tenemos ego, y todos nos gusta agradar y llevar la razón, o al menos tener reconocimiento.

        4º) ¿Alguna vez has pensado volver al sector audiovisual como realizador, productor o guionista para alguna productora de renombre o trabajar en una TV o cine?

        5º) ¿Crees que el periodismo en este país está sobrevalorado y que hay pocos que sean sinceros y mordaces como tu con tu blog, Iker Jimenez con su Cuarto Milenio o aquel programa de T5 “Caiga quien Caiga”, programa acido donde los haya, donde principalmente daban por saco al politiqueo del país?

        Gracias nuevamente

        Le gusta a 1 persona

      2. Hola, Cinéfilo

        Dedicarse a esto profesionalmente no es fácil, y muchas veces ni siquiera está bien pagado. Y más que reconocimiento lo que me gustaría es que aquel que me lea, y cuanta más gente mejor, por lo menos reconsidere su postura o sus ideas, o sus argumentos en el caso de tenerlos.

        Uno de mis grandes defectos (tengo muchos) es que creo que siempre, o casi siempre, llevo la razón. A cambio puedo decir que escucho las ideas de todo el mundo.

        No sé si yo pintaría mucho en el sector audiovisual. Alguna vez me gustaría hacer algo, sí, pero en completa libertad, y eso es prácticamente imposible. Proyectos no me faltan.

        El periodismo en este país es infumable, como en todos los países. La posibilidad de tener tu web es que por lo menos dices lo que piensas sin cortapisas de ninguna clase.

        Mira que te gusta Iker Jiménez…

        Me gusta

    2. Pues muy interesante el canal, muchos de los vídeos y el hilo que me has pasado. Muchas gracias por compartirlos conmigo. No te cortes en mandarme cosas que veas interesantes, que siempre es necesario conocer cosas nuevas.

      Un abrazo afectuoso.

      Me gusta

      1. Hola, Robert

        Sí, hay espacios, si uno sabe buscar. De nuevo gracias.

        Ya había leído su hilo. Ya te digo que parece un buen tipo, no se ha tomado a lo personal mis comentarios sobre sus ideas, y ha hecho un hilo en el que tiene más en cuenta el sonido.

        En efecto yo no le recriminaba nada, sólo comentaba que pareciera que el único elemento a valorar en un filme es la composición pictórica de un cuadro o la relación de ese cuadro con otros cuadros. Por lo demás creo que en general sabe de lo que habla.

        Un abrazo, Robert, y escríbeme cuando quieras.

        Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s