El cañón del revólver (V)

6 comentarios

A menos de un mes de las elecciones de la CAM, vemos ataques con explosivos a sedes de Podemos, somos testigos del maquillaje de la Sta. Pepis de los medios de comunicación afines o vendidos al capital, seguimos tragándonos las mentiras del departamento de sanidad del gobierno de la comunidad, y en general somos telespectadores y radioyentes de un circo que no ha hecho más que comenzar y cuyas consecuencias son impredecibles, por mucho que las encuestas (afines también a la derecha) estén cantando ya victoria. En Oviedo vuelven a poner nombres de franquistas a calles, y en Murcia resulta que va a ser el partido fascista Vox quien se ocupe de la educación. Así las cosas, no ir a votar, a quien sea con tal de que no salga triunfante la ultraderecha en la capital, no es un derecho sino un deber de todo ciudadano de buena voluntad.

En algunos países como Israel o Chile la vacunación va viento en popa, y en la cultivada, modernísima y liberal Europa vamos como buenamente podemos, apenas sin vacunas para los mayores de 80 o la franja de setenta años, y de nuevo con países como Francia o Inglaterra sufriendo verdaderos estragos de la pandemia. Y hablamos de países ricos… ¿qué sucede entonces con los dependientes y los marginales, como por ejemplo los refugiados de esos países ricos? No me cabe en la cabeza que alguien considere al Tratado de Maastricht como otra cosa que como papel higiénico, porque lo que contiene, lo que propugna y lo que defiende no vale para nada en una Europa más desunida, insolidaria y clasista que nunca.

Leo en varios periódicos que la corriente del Golfo está en mínimos históricos de actividad, y que es posible incluso que se detenga, como consecuencia del calentamiento global y el derretimiento del hielo del polo sur con lo que conlleva de añadir agua dulce al océano, lo que de tener finalmente lugar sería una catástrofe de proporciones colosales, que los medios de comunicación, televisiones, radios, periódicos tienen la obligación de informar y de investigar a fondo, para que la población mundial sea consciente de a lo que nos enfrentamos. Pero me juego la paga del mes a que el lector de estas líneas no sabía mucho de ello. Los que ocultan o tapan información son tan criminales como los que llevan a cabo el crimen, y estas noticias deberían ser portada de todos los periódicos, y no la última estupidez del gobierno catalán o el español.

Resulta que al gobierno egipcio no se le ocurre otra cosa para revitalizar sus ingresos turísticos, que organizar un fastuoso desfile con los sarcófagos de veintidós momias de reyes y reinas del Antiguo Egipto, algo que muchos analistas suspicaces han recibido como poco con estupefacción. No se entiende muy bien qué pretenden, pero queda claro que el enorme acervo cultural de ese país y de otros como Grecia, les queda muy grande a sus actuales gobernantes. Muy pero que muy grande, pues dejan claro, con cada maniobra política que llevan a cabo, que su patrimonio universal les importa un carajo, y que aquí lo que prima es la ganancia pronta y fácil, aún a costa del deterioro de sus piezas de incalculable valor histórico. Pero el arte, de cualquier tipo, jamás le ha importado a las élites, tan sólo a sus traductores y a algunos receptores/espectadores.

No sé quién se sorprende todavía de que una nueva brecha de seguridad en Facebook haya propiciado un listín telefónico de quinientos millones de números privados que han pasado a manos de grandes corporaciones. La gente… ¿qué se piensa que son grandes redes sociales y compañías multimillonarias como Facebook y Twitter? ¿Regalos a la humanidad para que comparta sus fotos veraniegas y las chorradas que se les ocurren cuando se despiertan inspirados? Son compañías mafiosas, a las que no debemos dar la menor información, porque ahora mismo, y hasta dentro de mucho tiempo, lo más valioso que las empresas pueden comprar y vender son DATOS. Y nosotros, como corderitos, creyendo que es un patio de recreo en el que solazarnos…

Último disparo de este quinto revólver para la situación en la antigua Birmania, ahora Myanmar: yo no sé qué clase de alimaña hay que ser para vestirte de soldado y disparar a quemarropa contra tus conciudadanos. No me cabe en la cabeza ese conato de guerra civil que en realidad es un golpe de estado criminal, como no me cabe ninguna guerra en que los soldados se dediquen a aniquilar a civiles desarmados que son sus compatriotas, obligándoles por tanto a armarse y a iniciar una guerra desigual como la que tuvo lugar en España. En estos casos, y en los muchos que habrá en el futuro, la comunidad internacional no puede intervenir… pero a veces da la impresión de que debería hacerlo. De acuerdo, sería una injerencia en la soberanía de otro país, pero… ¿acaso no queda esa soberanía anulada en cuanto a sus dirigentes se les va la chaveta y empiezan a aniquilar a todo bicho viviente? ¿No deberíamos pasar ya de banderas y de gestos diplomáticos para garantizar que no tengan lugar atrocidades en cualquier parte del mundo? A fin de cuentas, de eso se trató la II Guerra Mundial, sólo que se dejó el trabajo a medias y muchos tiranos y fascistas encubiertos siguieron por ahí, asomando la patita de vez en cuando y provocando un caudaloso río de sangre cuando gobiernan.

Plural: 6 comentarios en “El cañón del revólver (V)”

  1. En plan cancioncilla podemos decir que la tele mató a la estrella de la radio y que también fríe día tras día el cerebro del ciudadano medio que incluso si puede votar lo hace con una parte de su cuerpo que es mas propicia para posarse sobre un asiento. Asistimos a una limpieza de cerebros “gobelsiana” con potentes instrumentos media que nos llevan a la catástrofe con prisa y sin pausa, cualquier esfuerzo para modificar el rumbo de esta nave llamada recientemente “relato” parece condenado al fracaso, pero creo que como no se consiga estaremos pronto mas muertos que vivos, de momento ¿vámos para bingo? pues no, vamos para zombis.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Adrián Massanet Chacón Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s