ARTÍCULOS, CINE

Algunas de las peores películas que he visto en mi vida

Alatriste (2006), de Agustín Díaz-Yanes
Historia de un beso (2002), de José Luis Garci
Mar adentro (2004), de Alejandro Amenábar
Pearl Harbor (2001), de Michael Bay
A Clockwork Orange (1971), de Stanley Kubrick
Matrix Revolutions (2003), de las hermanas Wachowski
Caótica Ana (2007), de Julio Medem
Marnie (1964), de Alfred Hitchcock
7 Women (1966), de John Ford
Prometheus (2012), de Ridley Scott
G.I. Jane (1997), de Ridley Scott
Legend (1985), de Ridley Scott
Inception (2010), de Christopher Nolan
The Fifth Element (1997), de Luc Besson
The Hateful Eight (2015), de Quentin Tarantino
Finding Forrester (2000), de Gus Van Sant
Hook (1991), de Steven Spielberg
Independence Day (1996), de Roland Emmerich
The Fountain (2006), de Darren Aronofsky
Mission: Impossible 2 (2000), de John Woo
Harry Potter and the Order of the Phoenix (2007), de David Yates
Vicky Cristina Barcelona (2008), de Woody Allen
Twilight (2008), de Catherine Hardwicke
Alice in Wonderland (2010), de Tim Burton
Star Wars: The Rise of Skywalker (2019), de JJ Abrams

Y yo creo que con veinticinco ya es suficiente… Malas películas hay a espuertas en la historia del cine, pero lo más fácil, me parece a mí, es nombrar las típicas película hardcore, de serie Z, o directamente inmundas, que en verdad no son cine, sino otra cosa bastante más nauseabunda. Y lo más difícil, estoy seguro de ello, es nombrar películas de cineasta consagrados, algunos de ellos considerados los más grandes de su generación, como ejemplo de películas no ya tremendamente fallidas, que lo son, sino increíblemente torpes, incluso infumables, pese a estar realizadas con muchos medios, a contar en sus repartos, a menudo, con grandes estrellas, y a estar filmadas por equipos de primerísima división. Pero hay veces que el punto de partida de la película ya era una equivocación, y no había que esperar a la ejecución para saber que era una pésima idea desde el principio.

Al inopinado lector de esta página le podrá sorprender que incluya en una lista como esta a películas de gente tan intocable como John Ford, Alfred Hitchcock o Steven Spielberg. A mí me sorprende que sorprenda. Nadie es infalible, y mucho menos cuando perteneces a una industria todopoderosa que repite fórmulas sin parar o que se mete en jardines (7 Women’), que resultan insostenibles se mire por donde se mire… a menos que se quiera tapar el sol con un dedo (algo que me he dado cuenta que hacen muchos cinéfilos). Otras, como las de Tarantino, Allen o Burton quizá sorprendan menos, aunque también cuentan con sus defensores. Y finalmente otras como ‘Twilight’, ‘Mar adentro’ o ‘Alatriste’ son obligatorias en cualquier lista de esta clase que quiera abarcar las últimas dos décadas.

Algunos dirán que esto es ser un hater, aunque no tengo muy claro qué es eso, pero sí que no todo es hablar de lo más excelso que uno conoce. A veces hay que dejar constancia, para establecer del todo tu criterio, qué títulos son los más nefastos que has visto, sobre todo teniendo en cuenta sus intenciones y quienes son los responsables de esos trabajos. Pocos cineastas tienen una carrera impecable (aunque haberlos haylos), en la que ni un solo título desentone de manera exagerada con el resto. Y tampoco pasa nada con algún trabajo malo. Pero estos son paradigmáticos de lo que quizá no se debe hacer en sus respectivos marcos genéricos y estilos.

Estándar