ARTÍCULOS, CINE

Buenos directores sin obras maestras

Pareciera que es obligado tener una para ser un buen director, pero no lo es. Una obra maestra es una pieza perfecta, única, esférica, en la que todas sus partes y aspectos están en perfecto equilibrio consigo mismas y con el resto, en la que lo que se busca y lo que se encuentra es exactamente lo mismo. Hay directores de carrera bastante discreta que tienen obras maestras en su haber, al menos una, y hay directores realmente buenos, brillantes, influyentes e importantes que no tienen ninguna. Una obra maestra es una pieza de genio, que coge modelos preexistentes y que los trasciende para transformarlos para siempre, sea influyente o no (pues no siempre lo más influyente es lo más excelso), que crea algo que no puede ser imitado, y que es un juicio irreprochable sobre el ser humano. Una obra maestra es, en definitiva, una experiencia totalizadora, que comunica una (o varias) cualidades trascendentales de la emoción, y que se erige en un desafío lírico e intelectual.

Y muchos están deseando encontrar obras maestras por todas partes, poner dieces en la nota final de una película, o cinco estrellas, sobre todo en las películas que les gustan y les interesan a ellos, quizá sin darse cuenta de que una obra maestra ha de ser un problema, una herida anímica de primera categoría, que no tiene necesariamente que «gustar». Y por eso parece obligado que un buen director deba poseer al menos una, su obra maestra, o varias, que demostrarían eso: que es un buen o un gran director. Pero en esto sucede como en todo. Si ponemos una verdadera obra maestra indiscutible al lado, veremos que en muchos casos eso que tantos consideran como una obra genial no lo es. Y pienso ahora mismo en las carreras de tres directores muy famosos e influyentes, como son Alejandro González Iñárritu, los hermanos Coen y Quentin Tarantino (quizá luego se me ocurra alguno más). Los cuatro tienen una trayectoria destacada, y pueden ser considerados buenos cineastas, pese a que los cuatro han sufrido algún que otro tropiezo.

Sería mejor valorarles por lo mejor que tienen antes que por lo menos interesante. En el caso de los Coen: ‘Miller’s Crossing’ (1990), ‘Barton Fink’ (1991), ‘Fargo’ (1996), ‘The Big Lebowski’ (1998), ‘No Country for Old Men’ (2007), ‘A Serious Man’ (2009), ‘Inside Llewyn Davis’ (2013). En el de Tarantino: ‘Reservoir Dogs’ (1991), ‘Jackie Brown’ (1997), ‘Kill Bill, Vol. 2’ (2004), ‘Inglourious Basterds’ (2009), ‘Django Unchained’ (2012). En el de Iñárritu: ‘Amores perros’ (2000), ’21 Grams’ (2003), ‘Babel’ (2006). A pesar de que la mayoría de ellas, todas ellas, podrían ser calificadas sin ningún tipo de problema (y creo que bastante consenso) como obras notables o formidables, dudo mucho que ninguna pueda obtener ese ansiado y a veces forzado rango de «obra maestra» absoluta. Estos quince largometrajes se sitúan en el ramillete de lo mejor de su año, pero no pueden competir, bajo ningún concepto, con las obras maestras de su tiempo, ni siquiera con las estadounidenses o mexicanas.

Porque el artificioso mundo de los Coen ni se acerca en 1990 a ‘The Godfather, Part III’ (1990) o a ‘The Thin Red Line’ (1998), la lúdica y sanguinaria mirada de Tarantino no tiene nada que hacer con la poderosa personalidad de Paul Thomas Anderson en ‘There Will Be Blood’ (2007) o ‘The Master’, y la sórdida e intensa visión de Iñárritu queda disminuida con la de su compañero Alfonso Cuarón en ‘Y tu mamá también’ (2001) o ‘Children of Men’ (2006). Y estamos enfrentando lo mejor que tienen estos buenos cineastas. Sus naves quedan ya del todo quemadas en esta feroz agonía cuando se nombran sus películas menos logradas. Y sin embargo existen directores de carrera mucho más discreta que la de ellos, como es el caso de Michel Gondry, Jonathan Demme, Frank Darabont o Tim Burton, que sin embargo lograron un solo filme extraordinario, una obra maestra genial.

Me refiero claro a ‘Eternal Sunshine of the Spotless Mind’ (2004) en el caso del primero, a ‘The Silence of the Lambs’ (1991), en el caso del segundo, a ‘The Shawshank Redemption’ (1994) en el caso del tercero, y a ‘Ed Wood’ (1994) en el caso del cuarto y último. Porque uno no es un genio cuando quiere, sino cuando puede. Y aunque Darabont es uno de los principales impulsores de la oba maestra excepcional que luego ha sido ‘The Walking Dead’, y aunque Gondry y Demme luego siguieron intentándolo, nunca volvieron a alcanzar esa plenitud ni de lejos (a Burton ni le considero, sumido como está en un cine comercial de bajísimo interés). Y probablemente nadie conocerá el nombre de los tres primeros dentro de varias décadas, pero sí el título de sus películas, y muchos se acordarán de los Coen y de Tarantino y de Iñárritu, pero nunca pudieron llegar a esas cotas geniales. Es lo que tiene el cine y el arte.

Estándar

16 comentarios en “Buenos directores sin obras maestras

  1. Adoro a David Fincher, pero creo que está en el grupo de Alejandro González Iñárritu, los hermanos Coen y Quentin Tarantino para ti, ¿no, Adrián? Si no recuerdo mal en Cuaderno audiovisual decías que había directores excepcionales que sin embargo no podían (o no intentaban siquiera) crear su propio mundo en la pantalla. Fincher ha dirigido mi película preferida y salvo Ali3n (que tampoco es que sea horrible, pero la separo también porque él mismo la detesta desde antes de su estreno) siempre muestra algo de interés, pero tampoco tiene obras maestras rotundas y no parece que él levante los proyectos que desea, simplemente entre lo que le llega escoge, es más de encargo que de pasión. Hace años ya de Cuaderno audiovisual, ¿pero puede ser que dijeras que James Cameron, por ejemplo, podía hacer The terminator y Aliens y otros podían hacer grandísimas películas pero no podían hacernos llegar su propio mundo?

    Me gusta

    • Hola, Logan!

      Para mí Fincher está un peldaño, o varios, por encima de los nombrados. Porque Fincher sí posee una obra maestra absoluta, ‘The Girl with the Dragon Tatoo’, un filme absolutamente magistral, ‘Gone Girl’, y otro que se acerca bastante a esa condicion, ‘Zodiac’. Por no nombrar a ese filme único y tremebundo que es ‘Fight Club’, verdadero ensayo sobre las posibilidades del relato y la narración…

      ¿Cual es tu película favorita?

      Lo de James Cameron es absolutamente excepcional, pero no todos escriben sus propios guiones.

      Un abrazote

      Le gusta a 1 persona

      • Sabía que The girl with the dragon tatoo era de 5 estrellas para ti pero no que la considerabas una obra maestra absoluta. Yo no la he visto, he leído el libro pero por lo que te leí en un comentario la película te parece muy superior.
        Mi película favorita es Fight club, valoro mucho el momento en el que la vi y su tratamiento del poder en una sociedad, por lo tanto la tengo en un altar no solo por su calidad cinematográfica.
        No todos escriben sus guiones con un pero: tal vez los más grandes se incrustan en cada apartado de su película porque realmente necesitan aportar su visión. Orson Welles creo que escribía sus guiones, y Francis Ford Coppola al menos los coescribía. Yo veo a Fincher un poco más frío: creo que estuvo en negociaciones avanzadas para dirigir World war z 2 antes de que la cancelaran. Quiero decir, Fincher a nivel técnico es un genio, pero tal vez no tiene la pasión de los más grandes, esa idea de «yo lo veo así y así lo voy a rodar y mostrar». Stanley Kubrick, por ejemplo, sí que tenía esa pasión, porque como te he leído de cada película intentaba hacer la obra definitiva del género que estaba tratando. Luego a nivel técnico tal vez no le saliera bien (yo de Kubrick no soy fan pero creo que no soy tan duro con él como tú), pero la cosa era intentarlo. Tal vez es un pensamiento que enlaza con el podcast en el que mencionasteis a Poe y Melville: para ser grande se necesita primero la ambición de creértelo que lo eres o lo puedes ser.

        Le gusta a 1 persona

      • Desde luego Fincher no es, ni de broma, Coppola, Cameron o Welles.

        Pero no estoy de acuerdo en que sea frío. Es un cabrón, desde luego, y su visión es negrísima. Pero aunque no escriba sus guiones estaremos de acuerdo en que es un director muy personal.

        ‘Fight Club’ es formidable, y seguramente su filme más audaz. Y desde luego estaremos de acuerdo en que no es desapasionada en absoluto.

        Un saludo!

        Le gusta a 1 persona

      • No, justo Mank y The girl with the dragon tatoo son las únicas que no he visto de Fincher. Antes de que terminen las fiestas lo solucionaré.
        Recuerdo que en internet era algo popular la idea de que David Fincher hacía una peli buena y otra no tan buena a continuación. Lo comento porque las dos películas de arriba van después de The social network y Gone girl, que teóricamente son las buenas, 🙂 . Aunque bueno, esa teoría cuenta como no tan buenas a The curious case of Benjamin Button o The game, no esta mal para ser sus películas malas…

        Le gusta a 1 persona

  2. Esas 2 y la tercera de Alien me parece lo peor que ha hecho, y aún así me resultan al menos entretenidas. Ya quisiera yo que lo menos exitoso de mi vida fueran esas tres pelis, xD.
    ¿Cómo va tu aventura editorial, Adrián? Puede que para las grandes editoriales necesites enchufe, pero parece haber mucha editorial pequeña dispuesta a arriesgarse, aunque probablemente con tiradas muy cortas y localizadas, si no son directamente ventas de encargo online. No me creo que en todas ellas te hayan dicho que no, ¿estás siendo muy cuidadoso a la hora de presentar tus manuscritos?

    Le gusta a 1 persona

  3. No tengo lector de blu-rays. Comencé con vhs y aceptaba convertir la colección a dvd, pero con más formatos y ahora con streaming… No puedo seguir el ritmo de la industria. En versión original siempre, pero con subtítulos, que me sacan de mis lenguas maternas y no doy para mucho.
    The girl with the dragon tattoo me parece buena, pero no creo que supere a Se7en y Zodiac (en mi opinión, tú dices que sí y eres el que sabe de cine de los dos). Desde luego ahí esta el toque de Fincher pero también es bastante fiel a la novela original, y si ya en la novela me mosqueaba que el patriarca describa a su familia como la peor gentuza del mundo pero luego solo se desarrollen (y tampoco en profundidad) 4 o 5 de ellos, en la película lo reducen aún más. También veo extraño como los dos protagonistas comienzan por separado, luego se unen y finalmente se vuelven a separar para concluir sus tramas. La atmósfera es bastante inquietante, a pesar de que en teoría están en una civilización tranquila, eso es un punto a favor; ¿esto es thriller o noir? Recuerdo tus artículos sobre los géneros y es cierto que los crímenes son peliagudos pero no sé si para llegar a thriller.
    Mank directamente no la puedo valorar. He visto Citizen Kane, vi Rko 281 donde explican a su manera cómo se hizo la película, pero aquí hay muchísimas referencias al cine de la época del que yo directamente no me entero (recuerdo cuando presentan a unos guionistas en una reunión y para alguien como tú de ahí se puede sacar mucho, yo no conocía a ninguno). Está entretenida y por supuesto bien rodada, pero creo que es una película para cinéfilos.
    Sí, leí el artículo hace unos días de Sons of anarchy. Uf, el tema no me llama nada y tengo pendientes auténticos clásicos (como The Sopranos o Deadwood), pero me la apunto por si en el futuro tengo tiempo.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Logan

      Las únicas comparaciones que habría que llevar a cabo con la novela serían, creo, las de pertinente o no, o capaz de trascenderla o no. Si cambia los personajes lo hace por necesidades narrativas, sin duda.

      Esa es tu opinión y es igual de válida. A mi ‘Seven’, gustándome mucho, me parece bastante artificiosa. Esta me parece irreprochable casi desde cualquier punto de vista…

      Hombre es un noir que desencadena en thriller. Te recomiendo volver a verla unas cuantas veces más. En cuanto a ‘Mank’, referencias cinèfilas aparte, convendremos en que de nuevo es bastante artificiosa. Parece ser el pecado principal de este gran narrador: lo eran ‘The Game’ y ‘Panic Room’. No lo son ‘Zodiac’ ni la que yo considero su gran obra maestra.

      Cierto que a algunos ‘Sons’ no les llama nada, y no les culpo. Pero merece mucho la pena.

      Abrazote!

      Le gusta a 1 persona

      • The girl es menos artificosa que Seven y Mank, no hay duda. Yo le sigo dando más valor a tu análisis que a mi opinión sobre la peli, me has convencido con tus artículos que los críticos y los que opinan estamos expresando cosas distintas.
        Volveré a ver el filme, es la primera vez que veo a Stellan haciendo de personaje turbio, hasta ahora siempre lo había visto como el secundario que hace de señor afable…

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s