ARTÍCULOS

Ráfagas (2)

Todo al revés, arriba es abajo, lo blanco es negro y el fuego moja…

Resulta que ahora las novelas son como películas, las películas son como videojuegos, y los videojuegos no son un pasatiempo, sino un arte tan importante como la música y la pintura

Los periodistas hacen novelas

Los aspirantes a novelistas las editan

Los editores las critican

El público las consume como el que pide una pizza

Si lees cinco mil libros y ves diez mil películas resulta que eres una persona culta

Los periodistas no saben ni escribir, los críticos literarios no saben leer y los directores de cine sólo quieren fama y gloria

Y si te resistes a todo eso… ay amigo, eres un pedante, un ridículo, un soberbio, un engreído, uno que se cree algo

Pues yo –y otros…– creo que una novela es literatura, una película es cine y los videojuegos todavía no saben lo que quieren ser pero hay algunos muy interesantes, y muy bien hechos y muy estimulantes para jugar

Creo –es más, lo sé– que los periodistas no deberían ser novelistas, que los críticos deberían por lo menos disponer de una base teórica a la que acudir, y que ser culto, o al menos tal como se considera ahora ser culto, es una estupidez como un piano de grande

Uno tipo, o tipa, culto o culta, no tiene nada que hacer con una persona inteligente y con sentido común que posea la afilada arma del espíritu crítico

De ese espíritu salen –han salido siempre– los mejores novelistas, los mejores directores de cine y hasta los mejores críticos, como no podría ser de otra manera

Hace seiscientos años los papas pagaban a Miguel Angel Buonarroti por esculpir como el Moisés…

…que por cierto está ahí al alcance del hacha de cualquier loco en la basílica de San Pedro Encadenado, en Roma… si no me creen vayan y véanlo con sus propios ojos tal como yo lo vi, a menos de dos metros de distancia…

Y hoy nos gastamos millones de dólares o de euros o de lo que sea en construir monstruosidades espantosas como esta…

Que se supone que también es arte, porque todo es arte, ¿no?, hasta hacer bien la cama es un arte, y conducir bien un coche tiene su arte, así que de qué hablamos cuando hablamos de esa cosa tan elitista y absurda que es el «arte»

Pero si dices que te gusta el arte, o te gusta defender una idea de arte que nada tiene que ver con el consumismo y el narcisismo salvajes de ahora mismo, entonces eres uno de esos elitistas, o peor aún, un proselitista sin nada mejor que hacer y una vida bien triste

Porque ahora lo que «se lleva» son las poesías de Elvira Sastre:

«porque el amor debe tener el tamaño de sus manos, y mi vida tiene mucha más luz cuando ella vuelve»

O de Marwan:

«Lo más difícil/es conseguir/que se vaya del todo/todo aquello/que ya se fue»

Y que le den a esa poesía complicada de Francisco de Quevedo…:

«Si en suspiros por el aire/si en deseos por el fuego/si en lágrimas por el mar/diere con vos mi tormento»

Cuando vale tanto lo sublime:

Como lo irrisorio

Cuando dan ganas de tirar la toalla

Es entonces cuando adquiere verdadero valor seguir adelante y seguir siendo uno mismo

Estándar

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s