search instagram arrow-down
marzo 2020
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Follow Imágenes, sonidos y palabras on WordPress.com

Páginas

Entradas y Páginas Populares

Etiquetas

2001 Una odisea del espacio Absalom Absalom! Actores Alberto Olmos Alfred HItchcock Aliens Alita: Ángel de combate Al Pacino Andrei Tarkovski Animación Antinarrativa Apocalipsis Apocalypse Now Arturo González-Campos Arturo Pérez-Reverte Billy the Kid Billy Wilder Bird Blade Runner 2049 Blood Meridian Canon Casino Chernobyl Christopher Nolan cine estadounidense Cine europeo Cine mudo Clint Eastwood Comparativas Cormac McCarthy Cruda realidad Crítica literaria Críticas Dante David Chase David Milch Destacado Dirección de actores Doctor sueño Dr. Strangelove Dunkirk El aventurero de medianoche El baile de los vampiros El caballero oscuro El capitán Alatriste El cañón del revólver El club Dumas El espejo El irlandés El juego de los abalorios El manantial de la doncella El Padrino El padrino parte III El Quijote El resplandor El ruido y la furia El señor de los anillos El séptimo sello Escribir Escritores españoles Espartaco Estética Euphoria Ewan McGregor Falcó Fanny y Alexander Frances McDormand Francis Ford Coppola Future Man Gangs de New York George Lucas Goodfellas Gordon Willis Gritos y susurros Géneros cinematográficos Harold Bloom Harvey Keitel HBO Heath Ledger Herman Hesse Ian McShane Ingmar Bergman It James Cameron Javier Cansado Javier Gallego Joe Pesci John Carpenter John Ford John Milius John Williams Joker JRR Tolkien Juan Gómez-Jurado Jurassic Park Kate Winslet La carta esférica La Eneida La montaña mágica La naranja mecánica La Odisea La torre oscura Lecturas Lev Tolstoi Lisa Cholodenko Literatura europea Literatura norteamericana Los puentes de Madison Los Soprano Luz de agosto Martin Scorsese Marvel Studios Max Frisch Meridiano de sangre Metallica Mientras agonizo Mientras dure la guerra Miguel de Cervantes Mike Flanagan Mildred Pierce Million Dollar Baby Misery Montaje Mundobso Mystic river Narrativa Narratología Netflix Nostalgia Novelistas Olive Kitteridge Pat Garrett Paul Thomas Anderson Periodismo Poética Raging Bull Ralph Bakshi Robert De Niro Rodrigo Cortés Roman Polanski Sacrificio Santuario Sci-fi Series Sin perdón Sonido Stalker Stanley Kubrick Star Wars Stephen King Steven Spielberg Taxi Driver Terrence Malick The conversation The Dark Knight The Fearless Vampire Killers The Godfather The Godfather part III The Irishman The Judge The Wire Thomas Mann Timothy Olyphant Todd Haynes Todopoderosos Traducciones True Detective Un libro al día Valores Videojuegos Vikings Virgilio Western William Faulkner William Shakespeare

Habiendo comentado ya el ADN de cuatro de los ocho géneros canónicos (el Western, el Bélico, el Noir y el Musical) quizá valga la pena detenerse en otra clase de cine, de hecho en cierta manera una clase de cine también muy determinada y a su modo muy codificada, que muchos llaman drama (aunque en realidad drama significa otra cosa, que ahora pasaré a comentar) o que también se llama a menudo el cine de no género, o el cine sin género, ese que es el predilecto de cierto sector de la crítica, quizá el más purista y elitista de todos, que considera, por razones absurdas para mí, que el cine de género tiene menos valor o menos altura estética. Pero he de reconocer que a mí, cuando es gran cine, también me vuelve loco.

Un inciso sobre el término “drama”: en realidad “drama” proviene del griego dram, que significa acción, o movimiento, o para ser más exactos, representación de una acción. Es por eso que las obras de teatro se llaman generalmente dramas. Hoy se distingue, un tanto equivocadamente, entre filmes dramáticos y filmes de comedia, sin saber que, en el fondo, pueden ser lo mismo. Fin del inciso.

Continuemos. Cine de no género, ese que a lo mejor, muy tangencialmente, tiene trazas de Noir, o de Western, o de Comedia, o de Fantástico, pero que sobre todo es un relato de la vida actual, absolutamente realista, casi naturalista, que tiene personajes “reales” a los que les pasan cosas que podrían definirse como “realistas”, eventos o peripecias que podrían pasarle a cualquier espectador del mundo un día cualquiera y no se sorprendería. El tipo de cine que habla sobre problemas familiares, o problemas conyugales, o problemas de pareja, o de trabajo, o políticos, o sociales, que carece de personajes más grandes que la vida, que no está narrado con grúas ni con grandes angulares (generalmente…), sino muchas veces con cámara en mano, a cara lavada, incluso con actores no profesionales, pues pretende darte un bocado de la realidad que tú puedes palpar todos los días, sin recurrir a las formas del melodrama.

Y digo pretende porque incluso esas películas, y esto es importante recalcarlo, son una fantasía, no un reportaje, y por tanto nada tienen que ver con un documental (soporte que incluso para muchos cineastas es también ficción…). A fin de cuentas, una película sin género también está codificada y posee unas reglas internas que ha de mantener para ser cohesiva y, sobre todo, creíble. En definitiva cualquier ficción es una fantasía, y como tal ha de ser coherente con su propio universo, algo que muchas veces no sucede y que da como resultado un filme amorfo y de escaso vuelo.

Sea como fuere, este tipo de cine es el que con frecuencia se lleva premios en los festivales, o incluso en Goyas, Oscars o Baftas, y es el que con más denuedo defienden los críticos más puristas tipo Ángel Fernández-Santos o Miguel Marías, a los que se oponen otro, como Jesús Palacios o gente así, convencidos de que el cine de género es mucho más poderoso. Yo no me alineo ni en un bando ni en el otro, en primer lugar porque no soy purista, y en segundo porque creo que existen grandes películas fuera o dentro de los grandes géneros, y hay que sacar las gemas allá donde se hallen.

Haciendo memoria de magníficas, formidables películas de no género del último par de décadas, pienso en las españolas ‘Solas’ (1999), de Benito Zambrano, o ‘Te doy mis ojos’ (2003), de Icíar Bollaín, o ‘La vida mancha’ (2003), de Enrique Urbizu; o en la danesa ‘La caza’ (2012), de Thomas Vinterberg; o en la argentina ‘Martin (Hache)’ (1997), de Adolfo Aristaráin; la alemana ‘La vida de los otros’ (2006), de Florian Henckel von Donnersmarck; las norteamericanas ‘Mud’ (2012), de Jeff Nichols, ‘In the Bedroom’ (2001), de Todd Field, ‘Winter’s Bone’ (2010), de Debra Granik, ‘Captain Fantastic’ (2016), de Matt Ross; o la británica ‘Locke’ (2013), de Steven Knight; por nombrar un grupo de películas ni muy famosas ni muy desconocidas que cualquier espectador puede encontrar con facilidad y que son un ejemplo de ese tipo de cine que no es ni musical, ni noir, ni western, ni bélico, sino que pone la cámara, y la puesta en escena, a la altura de la mirada humana.

Este tipo de películas también debe verse en cine, porque sus sonidos, los urbanos, los cotidianos, son los que oímos (o creemos oír) todos los días, y viéndolas en la oscuridad de una sala casi tenemos la impresión de que los cineastas están hablando de nuestra propia vida, de que se han colado en nuestra cotidianeidad y con la fuerza del cine pueden hablarnos de tú a tú de algunos de los resortes más enigmáticos de nuestra propia vida, o de vidas parecidas a la nuestra, o de infancias, o de senectudes, o de descubrimientos que podrían tener lugar en nuestra geografía a pesar de transcurrir, en la ficción, en otra geografía muy diferente. Si el cine es, como cualquier otro arte, una forma de conocimiento, el cine de no género es valioso cuando se convierte en una fuente de conocimiento y de reflexión de nuestra realidad más rugosa y cercana.

3 comments on “El drama más esencial

  1. Templo dice:

    Has nombrado unas películas cojonudas. Me uno a esas recomendaciones.
    Según leía tu artículo me estaba acordando de Dogma 95.
    ¡Un abrazo Adrián!

    Le gusta a 1 persona

    1. En efecto, el Dogma95 sería como el epítome de este tipo de cine, aunque en su caso jugando duro de verdad…y haciéndose luego trampas a sí mismos.

      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: