search instagram arrow-down
febrero 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Archivos

Follow Imágenes, sonidos y palabras on WordPress.com

Páginas

Entradas y Páginas Populares

Etiquetas

2001 Una odisea del espacio Absalom Absalom! Actores Alberto Olmos Alfred HItchcock Aliens Alita: Ángel de combate Al Pacino Andrei Tarkovski Animación Antinarrativa Apocalipsis Apocalypse Now Arturo González-Campos Arturo Pérez-Reverte Billy the Kid Billy Wilder Bird Blade Runner 2049 Blood Meridian Canon Casino Chernobyl Christopher Nolan cine estadounidense Cine europeo Cine mudo Clint Eastwood Comparativas Cormac McCarthy Cruda realidad Crítica literaria Críticas Dante David Chase David Milch Destacado Dirección de actores Doctor sueño Dr. Strangelove Dunkirk El aventurero de medianoche El baile de los vampiros El caballero oscuro El capitán Alatriste El cañón del revólver El club Dumas El espejo El irlandés El juego de los abalorios El manantial de la doncella El Padrino El padrino parte III El Quijote El resplandor El ruido y la furia El señor de los anillos El séptimo sello Escribir Escritores españoles Espartaco Estética Euphoria Ewan McGregor Falcó Fanny y Alexander Frances McDormand Francis Ford Coppola Future Man Gangs de New York George Lucas Goodfellas Gordon Willis Gritos y susurros Géneros cinematográficos Harold Bloom Harvey Keitel HBO Heath Ledger Herman Hesse Ian McShane Ingmar Bergman It James Cameron Javier Cansado Javier Gallego Joe Pesci John Carpenter John Ford John Milius John Williams Joker JRR Tolkien Juan Gómez-Jurado Jurassic Park Kate Winslet La carta esférica La Eneida La montaña mágica La naranja mecánica La Odisea La torre oscura Lecturas Lev Tolstoi Lisa Cholodenko Literatura europea Literatura norteamericana Los puentes de Madison Los Soprano Luz de agosto Martin Scorsese Marvel Studios Max Frisch Meridiano de sangre Metallica Mientras agonizo Mientras dure la guerra Miguel de Cervantes Mike Flanagan Mildred Pierce Million Dollar Baby Misery Montaje Mundobso Mystic river Narrativa Narratología Netflix Nostalgia Novelistas Olive Kitteridge Pat Garrett Paul Thomas Anderson Periodismo Poética Raging Bull Ralph Bakshi Robert De Niro Rodrigo Cortés Roman Polanski Sacrificio Santuario Sci-fi Series Sin perdón Sonido Stalker Stanley Kubrick Star Wars Stephen King Steven Spielberg Taxi Driver Terrence Malick The conversation The Dark Knight The Fearless Vampire Killers The Godfather The Godfather part III The Irishman The Judge The Wire Thomas Mann Timothy Olyphant Todd Haynes Todopoderosos Traducciones True Detective Un libro al día Valores Videojuegos Vikings Virgilio Western William Faulkner William Shakespeare

Escribe Luna Miguel en ‘El funeral de Lolita’:

“La gente solía describirlo como un nudo en el estómago. Para Helena era una mala metáfora. si tuviera una cuerda en la tripa, al menos podría tirar de ella para escapar a algún lugar lejano, o quizá para deslizarse hacia dentro de sí misma y quedarse ahí escondida, a oscuras entre las vísceras, calentita y tranquila. Pero no estaba tranquila: aquello en su estómago aleteaba como una polilla alrededor de un fluorescente. Algo así como el primer rugido del hambre. Como el estruendo del camión de la basura al irrumpir de madrugada en una calle estrecha.

Las siete y media de una tarde de marzo. El autobús H14 acababa de llegar a su parada cuando el teléfono sonó. Tenía un mensaje de la que fue su mejor amiga en el colegio y en el instituto y con la que llevaba sin hablarse más de una década. Ver el nombre de Rocío en aquella notificación le produjo un ligero vértigo que no le impidió bajarse del autobús de un salto y empezar a subir la avenida del Paral-lel como en un día cualquiera.”

Escribe Alberto Olmos en ‘Irene y al aire’:

“Una semana antes fuimos a una fiesta. Era ya una fiesta de ir para nada, para cumplir, para despedirse de todas las fiestas. Nuestra amiga inauguraba casa, un piso inasequible en la plaza de Comendadoras. Eugenia le preguntó el precio nada más verlo. El precio era más grande que la casa.
Llegamos de los primeros, pues cuando uno sabe que su presencia en una celebración no va a durar, cumple protocolos inconscientes: llegar pronto para irse pronto, llevar algo que dure allí más que uno, que sea huella de su paso; avisar enseguida de que se irá, marcharse finalmente sin darse demasiada importancia, como quien sale a hacer un recado. La fiesta congregaba profesores, escritores, poco más. En la parte derecha del salón, los profesores hacían corrillos y movían mucho las manos, se les notaba el vicio adquirido tras varios años de pupitres y pizarras; en la parte izquierda, los escritores también formaban corrillos, pero resultaban más inmóviles y decorativos. Era junto a la ventana, abierta a pesar de febrero para llenar la plaza de humo y elogios (qué vista, qué es aquello, qué bonito, Madrid), donde miembros de ambos grupos se mezclaban y conocían, se ofrecían de fumar.”

Escribe Ray Loriga en ‘Rendición’:

“Nuestro optimismo no está justificado, no hay señales que nos animen a pensar que algo puede mejorar. Crece solo, nuestro optimismo, como la mala hierba, después de un beso, de una charla , de un buen vino, aunque de eso ya casi no nos queda. Rendirse es parecido: nace y crece la ponzoña de la derrota durante un mal día, con la claridad de un mal día, forzada por la cosa más tonta, la misma que antes, en mejores condiciones, no nos hubiera hecho daño y que sin más consigue aniquilarnos, si es que coincide por fin ese último golpe con el límite de nuestras fuerzas. De pronto, aquello en lo que no habíamos reparado siquiera nos destruye, como las trampas de un cazador que nos supera en habilidad y a las que no prestábamos atención mientras nos distraíamos con el señuelo. A qué negar, en cambio, que mientras pudimos también cazamos así, utilizando trampas, sueños y grotescos pero muy efectivos camuflajes.”

Escribe Almudena Grandes en ‘La madre de Frankenstein’:

“Durante quince años me había esforzado por recordar los colores, las texturas, las sensaciones que había perdido, pero cuando regresé, todo me sorprendía. La rotundidad del sol de enero sobre los campos encogidos por la escarcha, la vastedad de las llanuras secas, la aridez de la tierra, la forma de las nubes, la silueta de las mujeres a las que veía cada mañana recogiendo agua en la fuente de la plaza, sus cabezas humilladas, cubiertas con un pañuelo, pero aquel piano no. Absorto en otro ritmo, el que producían mis pisadas sobre la madera, ni siquiera le presté atención hasta que la música cesó bruscamente cuando pasé por delante de una puerta. Sólo entonces recordé dónde vivía. España no era Suiza, las emisoras de radio españolas no emitían conciertos de piano a las doce de la mañana. Un segundo después, como si quisieran acompasarse con mi extrañeza, todas las campanas de Ciempozuelos repicaron al unísono para señalar la hora del Ángelus.”

Recuerdo todavía los ejercicios de redacción que nos mandaban hacer en clase, cuando teníamos diez o doce años, sobre los más diversos temas. Estas páginas aquí copiadas me recuerdan bastante a ellos, y en algunos casos me parecen incluso inferiores. Yo no sé qué es lo que ha pasado en la novelística española (y por ende, de todo el mundo, aunque no es cuestión de copiar aquí textos de autores alemanes, franceses, italianos, norteamericanos y daneses), pero me consta que la cosa es general, con individuos nefastos como Karl Ove Knausgård o Joël Dicker. Como mucho tenemos que contentarnos con buenos cuentacuentos, que algunos quedan. Pero, esto que he puesto aqui… ¿qué es exactamente? Este tipo de redacción sólo puede convencer a gente que no ha leído nada en su vida salvo cosas como estas. ¿Y los propios escritores? Me consta que todos los nombrados han leído bastantes cosas… ¿No se dan cuenta de que lo suyo no solamente no es, nunca podrá ser literatura, sino que además, probablemente, ni siquiera sea una historieta mínimamente interesante? Olmos se quejaba amargamente de la poesía de gente como Marwan o Leticia, sin darse cuenta seguramente de que él juega en la misma liga.

Lo que más llama la atención de todos estos figuras de las letras, que luego se venden maravillosamente a sí mismos en las columnas, o los artículos o las entrevistas que les hacen (como si fueran verdaderos intelectuales de profundas ideas estéticas o filosóficas que, curiosamente, jamás pronuncian, porque no hacen más que escribir chorradas en Twitter o que contestar bobadas cuando se les pregunta algo) es su apabullante, desoladora pobreza expresiva y verbal (algún que otro crítico está de acuerdo conmigo, pese a todo) y la aridez y convencionalidad de su pensamiento, algo que jamás puede permitirse todo gran novelista que se precie, tampoco un novelista que aspire a ser simplemente interesante o estimulante. Yo no sé quién convenció a estas personas, y a muchas otras personas (todo el mundo parece dispuesto a escribir un libro con sus memorias o una novela romántica, ya sea un trabajador de la construcción o un presentador de la tele) de que debían ponerse a escribir, maquillando sus abrumadoras limitaciones narrativas, meramente cuentísticas, con expresiones pedantes o rebuscadas, con giros verbales dignos de un Umbral quizá, pero nunca de un Unamuno.

Todos estos nombrados, y muchos más, son un FRAUDE editorial y novelístico, y sus compadreos y guiños entre sí en entrevistas o columnas dan fe de ese fraude, como una secta endogámica que no se cree ni lo que dice, que no ha leído en su vida crítica o teoría literaria (y si la ha leído, ha sucedido como las vacas pastando y viendo pasar el tren). Si el siglo XVIII fue nefasto, literariamente hablando, el XXI se postula como un siglo todavía más nefasto, y más aún mientras estos estafadores profesionales que tanto se aman a sí mismos, teniendo además la desfachatez de poner su jeta en algunas de las portadas de sus libros, sigan recibiendo la atención de editoriales y medios. Pero yo creo que no hay portada lo suficientemente grande para tanta jeta.

25 comments on “La pobreza verbal y mental de muchos escritores españoles actuales

  1. CinefiloGC dice:

    ¡Bravo Adrián!. Me quito el sombrero ante tu crítica en la que no puedo añadir nada porque tienes toda la razón.

    Tan sólo una pregunta ¿qué escritores recomiendas tú, tanto a nivel nacional como internacional? Algo bueno debe haber en este siglo, autor aparte.

    Por cierto, leídas las primeras 80 primeras páginas de tu novela sólo puede decir que deja con ganas de más 😀

    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. A nivel nacional ninguno. A nivel internacional muy pocos, como McCarthy, DeLillo…

      ¡Gracias por lo de la novela! Ojalá el resto te parezca igual de interesante que esas primeras páginas.

      Le gusta a 1 persona

      1. CinefiloGC dice:

        ¿Y que piensas de autores como Carlos Ruiz Zafón con su La sombra del viento o Patria de Fernando Aramburu, Javier Sierra, Ildefonso Falcones o Javier Marías?. Reconozco que yo soy más de literatura internacional pero quiero pensar que aquí tenemos algún que otro buen autor.

        Respecto a la novela, ya te iré diciendo pero vamos, tiene muy buena pinta 😀

        Me gusta

      2. ‘Patria’, con todo el bombo que se le ha dado, no me pareció nada del otro mundo. Normalita, normalita. Ruiz-Zafón es un escritor pésimo, lo mismo que Sierra y Falcones. Javier Marías quiere ser Faulkner y es un escritor aún peor que los nombrados, porque además tiene ínfulas de artista.

        Pues nómbrame alguno, porque me cuesta encontrar algún nombre.

        Gracias, a ver si te gusta toda.

        Le gusta a 2 personas

  2. Sigo estando de acuerdo con usted. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Me imaginaba que lo estaría!

      Pero si en alguna ocasión no lo está y quiere comentarme algo, está en su casa.

      Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

      1. Gracias. Me recordó, quizá porque le tengo muy presente, por su exigencia, a Ricardo Senabre, del que he leído bastante poco.

        Le gusta a 2 personas

      2. Vaya, no conocía a Ricardo Senabre… ¿Alguna cosa que pueda recomendarme? Quizá haya trabajos suyos disponibles en la red.

        Me gusta

      3. Supe de Ricardo por la lectura de críticas literarias en el Cultural de El Mundo. No tengo obra alguna suya y, la verdad, creo que hora es ya de ello. Me fascinaba su rigor, su exactitud.

        Le gusta a 2 personas

      4. Pues mire, acabo de encontrar el enlace de sus textos en El Cultural: https://elcultural.com/author/user-2

        Seguro que hay más cosas por ahí.

        Le gusta a 1 persona

      5. Gracias, Adrián, muy amable. Sigo el enlace y busco, además, sus obras sobre Ortega y Unamuno que, creo, dejó incompleta.

        Le gusta a 1 persona

      6. De nada.

        Pues a ver si tiene suerte.

        Un abrazo.

        Me gusta

      7. Ya que habló de recomendaciones, le agradecería alguna por su parte.

        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      8. Me temo que muy pocas. Estoy leyendo ‘La crítica de la razón literaria’, de Jesús G. Maestro, que está muy interesante, si bien ya he hablado de Maestro por aquí, y que es un tipo que sabe mucho pero que se le va la olla bastante a la hora de defender sus ideas.

        Mírese su canal de youtube, tiene videos muy interesantes, siempre que no empiece a pelearse con el color del cielo.

        Le gusta a 1 persona

      9. Sí señor, Jesús, alguno he visto, de sus vídeos, pero por eso que comenta, sobre la olla, me precaví de algún malsano contagio de su, convenido o no, particular genio. Muy singular. Gracias, quizá ya me decida por su Crítica.

        Me despido, Adrián. Buen fin de semana y propicias lecturas. Un placer.

        Abrazos.

        Le gusta a 1 persona

      10. Buen finde, un abrazo!

        Me gusta

  3. CinefiloGC dice:

    Pues de ámbito internacional, del cual me he comprado libros, Stephen King, H.P. Lovecraft, Edgar Alan Poe, Terry Prachet, Max Brooks, Clive Barker, Ramsey Campbell, Peter Straub,

    Y de ámbito nacional, te haré caso. Desconozco a nivel nacional, aunque hay una novela ” La descendencia” que tiene pinta de best seller 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ‘La descendencia’, eh?… no me suena, no me suena…

      Tengo por ahí yo un texto sobre el bueno de King.

      Le gusta a 1 persona

      1. CinefiloGC dice:

        Es que Stephen King, junto a Poe y Lovecraft son los grandes maestros del terror, quedándome con el primero.

        Una curiosidad: respecto a “la descendencia”, The last of Us ¿ha sido una inspiración?

        Saludos!

        Me gusta

      2. Desde luego si ha sido una inspiración, la ha sido inconsciente. Pero verás que luego la novela cambia mucho.

        Le gusta a 1 persona

      3. CinefiloGC dice:

        Hacia tiempo que no leía algo tan bueno de ficción. De hecho, lo que he leído desde 2014 a la fecha actual eran de diversos temas pero nunca de ficción, hastiado de lo mismo o de la mediocridad de la que hablas muchas veces, de la que, por desgracia, tienes razón.

        Me gusta

  4. Hola, Adrián!
    Bueno, a decir verdad, en el Siglo XVIII varios artistas inmensos vieron la luz de sus obras: Rousseau, Goethe, Schiller, Voltaire, Daniel Defoe, Jonathan Swift y pocos más. De siglo XXI quedan varias décadas por delante, habrá que esperar el advenimiento de una serie de genios en fila, díficil pero no imposible, ¿no, Adrián?

    Oye, tengo que un dilema ahora mismo respecto a mi siguiente lectura: tengo a la mano “Rojo y Negro” de Stendhal y “Robinson Crusoe”… Quiero una lectura que me espabile la imaginación, y que simultáneamente me enriquezca el acervo cultural con nuevas palabras, conceptos e ideas… ¿A estos fines, cuál considerás es la más propicia? -claro está, en caso de que hayas leído ambas novelas-
    Agradecería tus sugerencias al respecto.
    ,

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Robert!

      Claro que hubo artistas inmensos en el XVIII, pero compáralo tú con el XVII…

      Ojalá la cosa cambie. Es lo bueno de ponerse tremendista, que a las primeras de cambio te equivocas, y las cosas no son tan malas como esperabas.

      ‘Rojo y negro’ es magnífica, una de las dos obras maestras de Stendhal. ‘Robinson Crusoe’ es muy muy diferente, aunque también valiosa. No sé cual deberías leer primero. Probablemente la primera.

      Pero antes que esas: ¿te has leído ‘El Quijote’ enterita, del principio al final? Si la respuesta es no, desecha esas y ponte con la de Cervantes.

      Un abrazo grande!

      Le gusta a 1 persona

  5. En efecto, ya me leí El Quijote, a los 16 años por primera vez, y el año pasado le di una segunda lectura: lo más grande de la literatura, -y eso que también leí La Divina Comedia, pero reconozco que en esta se me hizo tremendamente, a tal punto que me tomó unos 5 meses terminar de leerla.

    Seguiré tu consejo: leeré Rojo y Negro, albergo muchas expectativas al respecto. Muchas gracias, Adrián! Hasta la próxima

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias a ti. Ya me contarás qué te pareció.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: