‘Vengadores: Endgame’: una nefasta película de aventuras

El mundo al revés. Resulta que el otro día, hojeando un poco las novedades editoriales en la librería de la esquina, me topé con el nuevo libro sobre los estrenos de 2019, que como cada año la editorial JC CLEMENTINE saca a la venta con las películas que han estado en cines el año anterior, y en la que además se incluyen algunos comentarios a cada película. Y hete aquí que el comentarista de turno, un tal David Ezquerra, del que jamás he oído hablar, deja por escrito, en la crítica de ‘El irlandés’, que Scorsese lleva treinta años sin hacer una buena película. Es respetable, por supuesto, pero unas pocas páginas más allá me encuentro con que ensalzan el patético filme de Amenábar ‘Mientras dure la guerra’, y esta paupérrima, gris, extraña, inane ‘Vengadores: Endgame’. Ya digo, el mundo al revés.

Y dirá el lector de estas líneas: Massanet, todo es cuestión de gustos. Y yo diré que no, que no es cuestión de gustos, es cuestión de cine, de buen gusto en realidad, de exigencia, de inteligencia, de sentido común. Por supuesto que cada cual puede pensar lo que le de la gana de una película, y no se tiene que estar de acuerdo con lo que pienso yo, pero en narrativa nada hay más veleidoso y más detestable, en realidad, que el “gusto”.

‘Vengadores: Endgame’ no es una nefasta película porque a mí no me guste, por razones oscuras. Es al contrario: no me gusta nada porque es una película nefasta, y las razones son de todo menos oscuras. Es una película penosamente escrita, tristemente dirigida y desastrosamente armada en la mesa de montaje. Y el asunto es todavía más sangrante por cuanto se trata, desde hace algunos meses, de la película más taquillera de todos los tiempos. Lo cual, desde una posición objetiva, no significa nada, pero también significa mucho. Una legión de personas se cree que ese hecho, que haya ganado miles de millones de dólares en la taquilla de todo el mundo, la legitima, cuando en realidad lo que hace es deslegitimar a esos millones de personas que se han sentido extasiados con ella.

Mis razones, de peso, para detestar esta película desde el sentido común, no creo que puedan ser rebatidas por nadie. La primera película, la de 2012, estaba bastante bien, y antes de ella, y después, Marvel Studios nos ha bombardeado con varios títulos al año, unos mejores y otros peores, durante más de una década para concluir este enorme arco argumental de las gemas del infinito y de los Vengadores, y algunos hemos acabado un poco cansados de tanto superhéroe y tanta parafernalia. Tenían que cerrar la historia, de alguna manera. Podían haberlo hecho con un poco más de gracia, de ingenio y de pasión, factores que brillan por su ausencia en este triste final de época. En lugar de eso nos han entregado este pestiño seco con el que ejércitos de fanáticos han enloquecido y se han emocionado hasta el paroxismo. Esto ya no hay quien lo entienda.

La película empieza muy abajo, con dos secuencias grises (la de Hawkeye jugando al béisbol con sus hijos, y la de Tony Stark/Iron Man perdido en la inmensidad del espacio), y no consigue remontar en ningún momento, instalándose en ella una apatía, un cansancio, que no preludian nada bueno, y de los que no se libra ni siquiera en la sosa batalla final. Los personajes, todos sin excepción, aparecen completamente desdibujados, sin fuerza, como si los actores, hastiados de tanta superproducción, estuvieran con el piloto automático… y al haber tantos personajes importantes (docenas, literalmente) la mayoría se contenta con un simple y absurdo cameo. Los directores, Anthony y Joe Russo, que no lo hicieron nada mal en ‘El soldado de invierno’, entiendo que no lo tienen fácil con tanta superestrella, tanto presupuesto y tanta presión, pero más que una película parece que están dirigiendo un videojuego.

Y por si no fuera poco todo esto, nos enfrentamos a tres horas largas de metraje, absolutamente innecesarias, en las que se intenta meter casi de todo: drama, romance, humor de brocha gorda, épica, nostalgia, suspense, intriga, fantasía, reencuentros, despedidas, homenajes… Un popurrí absolutamente estomagante y además previsible, en el que desde el comienzo se adivina quién va a morir y cómo va a acabar este inmenso circo de siete pistas, que es como un más difícil todavía en el que, en realidad, no sucede nada, que es como una oda a los efectos digitales, como una colección de estampitas de colorines y lucecitas en las que apenas la aparición de la Capitana Marvel aporta un poco de intensidad, en el que Tony Stark está por estar a pesar de ser la gran estrella y la de mayor carisma, en la que Thor se convierte en bufón con tripa cervecera, para un conjunto diseñado para que todo el mundo salga contento del cine, y en el que sólo falta el mando de la consola.

Este pestiño seco sólo puede entusiasmar a los fans, que también serán fanáticos de los cómics, ese tipo de espectador poco exigente con tal de que le sirvan un plato de épica precocinada y saturada de efectos visuales, ejércitos interminables un espectáculo de luces y lágrimas. No hay aventura aquí, porque no hay compañerismo, no hay tragedia y no hay tensión. Y duele ver al que quizá sea el reparto más alucinante de las últimas décadas feliz de estar en este bodrio aunque sólo sea unos segundos en pantalla. Sin nombrar a todos, porque es imposible, podemos ver a: Benedict Cumberbatch, Brie Larson, Zoe Saldana, Tilda Swinton, Natalie Portman, Marisa Tomei, Angela Bassett, Michael Douglas, Michelle Pfeiffer, William Hurt, Gwyneth Paltrow, Robert Redford, Samuel L. Jackson, Rene Russo… casi nada.

Esto, en realidad, no es una película, sino una declaración de principios de Hollywood: “haremos lo que haga falta, sin reparar en gastos, ni en la vampirización de estrellas de prestigio, sin preocuparnos por seguir explotando las imágenes generadas por ordenador, secuela tras secuela, para mantener nuestro poderío comercial”. Y no faltan, por supuesto, las patéticas concesiones a lo políticamente correcto cuando vemos al capi entregar su escudo al Halcón en lugar de a Bucky (porque el Halcón es negro, y hay que cumplir la cuota racial) y a Thor entregar el reino de Asgard, nada menos, a la Valkiria (porque es mujer y es negra, doble cuota…), así como ese espectacular y vergonzoso momento en el que a la Capitana Marvel acuden a ayudarla todas las superheroínas de la película, en una imagen nítidamente surgida del “Mee Too”…

Por suerte, el ciclo de superhéroes parece de momento haberse detenido. Aún dará los últimos coletazos, pero los actores que los interpretan también empiezan a estar hartos, y se les nota. Esta última película ha nacido vieja, y en cinco años algunos que ahora están cegados por tanta fanfarria y tanto espectáculo, empezaran a verle las costuras al zombie, las mismas que otros vemos sin tener que esperar tanto tiempo.

9 comentarios en “‘Vengadores: Endgame’: una nefasta película de aventuras

  1. Es así, han tratado de meter todo a piñón, tratando de dar a todo superhéroe su momento de gloria. Como apuntas en el el penúltimo párrafo han colado un montón de mensajes buenrollistas fuera de lugar que da risa/pena.
    No creo que esté al nivel de Black Panther ni mucho menos, pero le faltó mucha fuerza a esta de Los Vengadores. Esa batalla final…

    Le gusta a 1 persona

  2. Hay que decirlo: es de las críticas que has hecho en la que estoy practicamente de acuerdo. Después de una magistral Infinity War, lo que han hecho con esta película es un coñazo mayusculo donde Hulk y Thor son defenestrados a meras caricaturas, donde durante de los minutos 14 a 90 minutos es aburrida y sin sentido y donde una maravillosa batalla final, queda empañada por gilipolleces como el movimiento feminas cuando Capitana Marvel deja claro que sçolo es superada por el Thor de Infinity War y donde el capi empuña el martillo lanzando rayos (algo que sólo puede hacer Thor). Lo digo, un autentico desproposito. Lo peor es que me la compré para completar la colección y por la batalla final pero cualquiera de las otras Vengadores: 1, 1, civil war (a la que consideran vengadores 2,5) e Infinity war son indiscutiblemente superiores.

    Sin el capi, sin iron man, sin thor y sin black panter, el peso de las proximas recae sobre Spiderman y Dr Strange PORQUE DE RESTO ….

    Me gusta

    1. Sin ser tan rotundamente nefasta como ‘Endgame’ (o como ‘El despertar de la fuerza’, por cambiar de mundo y de saga) yo llamaría a ‘Infinity War’ muchas cosas menos “magistral”. Por supuesto respeto tu opinión, pero a mí me parece que está presidida por una aplastante mediocridad y una absoluta desidia. Me gustan bastante las dos primeras de ‘Vengadores’. El resto no.

      Un saludo.

      Me gusta

  3. Es que en cuestión de gustos no hay nada escrito y lo que a mi me parece fantástico, a ti no y viceversa. Porque si hay algo que siempre ha caracterizado a las películas de Marvel eran no tener un antagonista a la altura, salvo Loki, porque héroes entre Tony Stark y el Capi pues vamos sobrados de liderazgo y carisma, y con Thanos crearon un personaje memorable, lo que le da un punto extra, aparte de, por fin, dar justicia a Thor como el Dios que es, y que tristemente, salvo en la de Ragnarok no le hicieron precisamente justicia. Por estas y otras razones, Infinity war está en mi top 5 de películas de Marvel. Del cual por orden te diría que van Los Vengadores 1, Capitán américa: el soldado de invierno, Iron Man, Dr Strange e Infinity war; seguida de Vengadores 2, Iron Man 2, Capitán américa: civil war, Capitán América 1, Spiderman Homecoming. Con lo que no puedo es con Iron Man 3 ( te explicaría los innumerables fallos de la película pero casi te lees mi crítica en Filmaffinity,), las inefables Thor 1 y 2. No meto las defenestradas Ghost Rider de Nicolas Cage, aunque hablan de que el gran Keanu Reeves va a coger el testigo, que después de haber sido Neo, John Constantine o John Wick demuestra que puede coger el testigo como líder después de la desaparición de Thor, Tony Star, el Capi o Black Panther.

    Pero coincido contigo en que endgame o la nueva trilogía de star wars dista mucho de ser una digna continuación. De hecho mi orden en las películas de Star Wars es Episodio 5, 3, 4, 7, 6, 2, 8,1 y 9. Desde que Disney cogió el rumbo, se ha cargado las películas de Star wars, que no es que George Lucas hiciera precisamente un gran trabajo con las precuelas, donde sólo el episodio 3 está a la altura de las originales, así como las peleas de los 2 primeros episodios de la saga (¿tan dificil era hacer peleas dignas en la nueva trilogía?). Una pena que no consiguieran reeditar el rumbo de la trilogía principal de Piratas del Caribe, porque la 4º y 5º son nefastas (como se nota que Jonnhy Deep no da para más y el contar con las sobrevaloradas Penélope Cruz y Javier Bardem, actriz y actor nefasto donde los hayan, se cargaron definitivamente ese universo)

    Respecto a Bardem, a lo mejor te echas las manos a la cabeza después de lo dicho pero me da igual que ganase el óscar por Anton Chigurg en No es país para viejos o el Goya por Mar Adentro, ya que el hecho de que te den un premio Oscar es una utopía dada la infinidad de errores a lo largo de los años. Te cito algunos ejemplos:

    – Que premien a Mar Adentro por encima de El Hundimiento de Oliver Hirschbiegel, como mejor película de habla no inglesa, demuestra, y mucho, que los que premian los óscar aparte de no tener ni puta idea, se mueven otros tejemanejes.

    -De hecho otro ejemplo flagrante fue en 1999 cuando Shakespeare enamorado con 7 óscar ganó a Salvar al Soldado Ryan con 5, La vida es bella con 4 o la delgada linea roja, que no es precisamente santo de mi devoción, es muy superior a la susodicha. O que Roberto Benigni fue premiado con el óscar al mejor actor principal cuando el neonazi interpretado con el gran Edward Norton es netamente superior

    -O que en 1992 Al Pacino obtuvo el Oscar por Esencia de mujer a un sublime Clint Eastwood que había bordado su papel de pistolero retirado en Sin perdón . Y es que Pacino se ha merecido el premio por otras películas mucho más destacadas como El padrino 1 y 2, Serpico, Tarde de perros o Heat, entre otras. Ese año pasó con Al Pacino lo mismo con Scorsese con Infiltrados; sin ser su mejor interpretación o mejor película, sentían que tenían que compensarlo de algún modo por tantas pifias

    – O que en 1990 Jeremy Irons realizó un estupendo trabajo en El misterio Von Bülow, aunque ese año el Oscar debía haberlo recogido un impresionante Gerard Depardieu por Cyrano de Bergerac.

    -O que en 1989 Jessica Tandy protagonizó Paseando a Miss Daisy y le ganó el Oscar a una magnífica Michelle Pfeiffer en Los fabulosos Baker Boys (y a Jessica Lange en La caja de música).

    -O que en 1974. Art Carney ganó por Harry y Tonto, cuando competía con el soberbio Jack Nicholson en Chinatown, Dustin Hoffman en Lenny, Albert Finney en Asesinato en el Orient Express y Al Pacino en El padrino II

    -2005. Crash. ¿En serio es mejor que Brokeback Mountain, Buenas noches y buena suerte y Munich?

    – O en 1976 cuando Rocky fue “mejor” que Taxi Driver con un De Niro soberbio

    – O que en el 2000 Steven Soderbergh con su Traffic le arrebatase el óscar a Ridley Scott por Gladiator

    – O que en 1980 Robert Redford se hizo con la estatuilla por Gente corriente, ganando a David Lynch y El hombre elefante o Martin Scorsese y Toro Salvaje (otra vez, y van ya …)

    – O que en 1979 Robert Benton le ganó el Oscar a mejor director a Francis Ford Coppola gracias a Kramer contra Kramer cuando Apocalypse Now es netamente superior a dicha película

    Por eso, digo y mantengo que Bardem es un actor sobrevalorado, y su esposa, aparte de una cara bonita, poco más. Es una opinión, por la que puede que estés de acuerdo o no, pero ¿en serio se lleva el óscar por encima de Tom Wikilson en Michael Cayton o Philip Seymour Hoffman o en La guerra de Charlie Wilson? Respecto al goya de 2005, creo que Eduardo Noriega con El Lobo hace que esté más pareja y sea justo ganador

    Tengo curiosidad por saber tu ranking de películas de Marvel, Star Wars o por las películas que más veces has visto en el cine

    Me gusta

    1. Hola, CinefiloGC

      Tocas muchos temas en tu extenso comentario. Yo no creo que sea cuestión de gustos, la verdad, es cuestión de llevar razón.

      Estoy de acuerdo en todos los premios injustos que nombras, salvo en uno, ‘Apocalypse Now’ no es netamente superior a ‘Kramer contra Kramer’, sino infinitamente superior, a esa y a casi cualquier película americana.

      No tengo ningún ranking de películas de Marvel o de Star Wars, ni lo voy a hacer. Me da demasiada pereza.

      Un saludo.

      Me gusta

  4. Sí, es lo que tiene explayarse. Y respecto a llevar razón, cada cual tiene su verdad pero que para unos es cierta y para otros no lo es. Respecto a Apocalypse Now, es lo que yo decía.

    Y respecto a los rankings, era por ver un poco tus gustos pues en tus críticas no es que las nombres y de ahí el ranking, dado que defenestras a algunas si aclarar las que te gustan, más allá de Los Vengadores 1 y 2 y El soldado de invierno

    Gracias por contestar

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s