search instagram arrow-down
enero 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Follow Imágenes, sonidos y palabras on WordPress.com

Páginas

Entradas y Páginas Populares

Etiquetas

2001 Una odisea del espacio Absalom Absalom! Actores Alberto Olmos Alfred HItchcock Aliens Alita: Ángel de combate Al Pacino Andrei Tarkovski Animación Antinarrativa Apocalipsis Apocalypse Now Arturo González-Campos Arturo Pérez-Reverte Billy the Kid Billy Wilder Bird Blade Runner 2049 Blood Meridian Canon Casino Chernobyl Christopher Nolan cine estadounidense Cine europeo Cine mudo Clint Eastwood Comparativas Cormac McCarthy Cruda realidad Crítica literaria Críticas Dante David Chase David Milch Destacado Dirección de actores Doctor sueño Dr. Strangelove Dunkirk El aventurero de medianoche El baile de los vampiros El caballero oscuro El capitán Alatriste El cañón del revólver El club Dumas El espejo El irlandés El juego de los abalorios El manantial de la doncella El Padrino El padrino parte III El Quijote El resplandor El ruido y la furia El señor de los anillos El séptimo sello Escribir Escritores españoles Espartaco Estética Euphoria Ewan McGregor Falcó Fanny y Alexander Frances McDormand Francis Ford Coppola Future Man Gangs de New York George Lucas Goodfellas Gordon Willis Gritos y susurros Géneros cinematográficos Harold Bloom Harvey Keitel HBO Heath Ledger Herman Hesse Ian McShane Ingmar Bergman It James Cameron Javier Cansado Javier Gallego Joe Pesci John Carpenter John Ford John Milius John Williams Joker JRR Tolkien Juan Gómez-Jurado Jurassic Park Kate Winslet La carta esférica La Eneida La montaña mágica La naranja mecánica La Odisea La torre oscura Lecturas Lev Tolstoi Lisa Cholodenko Literatura europea Literatura norteamericana Los puentes de Madison Los Soprano Luz de agosto Martin Scorsese Marvel Studios Max Frisch Meridiano de sangre Metallica Mientras agonizo Mientras dure la guerra Miguel de Cervantes Mike Flanagan Mildred Pierce Million Dollar Baby Misery Montaje Mundobso Mystic river Narrativa Narratología Netflix Nostalgia Novelistas Olive Kitteridge Pat Garrett Paul Thomas Anderson Periodismo Poética Raging Bull Ralph Bakshi Robert De Niro Rodrigo Cortés Roman Polanski Sacrificio Santuario Sci-fi Series Sin perdón Sonido Stalker Stanley Kubrick Star Wars Stephen King Steven Spielberg Taxi Driver Terrence Malick The conversation The Dark Knight The Fearless Vampire Killers The Godfather The Godfather part III The Irishman The Judge The Wire Thomas Mann Timothy Olyphant Todd Haynes Todopoderosos Traducciones True Detective Un libro al día Valores Videojuegos Vikings Virgilio Western William Faulkner William Shakespeare

Se da la casualidad de que he tenido la oportunidad de ver, dos días después de la película de Amenábar, la última dirigida por Roman Polanski, y acabo de llegar del cine y de sentarme delante del teclado, y para empezar he de decir lo siguiente: he aquí, al contrario que en aquella de la que hablé hace unas horas, auténtico, verdadero, gran cine.

Es paradójico que ambas películas nos hablen de eventos particularmente notables en el devenir histórico de España y de Francia, hechos luctuosos que han pasado a la historia como ejemplos de cobardía, de fanatismo, de nacionalismo…pero también de heroísmo, de valentía, de nobleza y de luz humana. En la de Amenábar se nos cuenta, es un decir, todo lo que rodeó el famoso discurso de Unamuno en la Universidad de Salamanca, y en la de Polanski se nos detallan las oscuridades del caso Dreyfus. Es decir, ambas son piezas de época, en la que se nos narran hechos verídicos, con nombre y apellidos, pero allí donde Amenábar se muestra un primerizo, casi un advenedizo, en esto de hacer cine (eso sí, un advenedizo mimado por los medios de comunicación y casi intocable para la crítica), Polanski se confirma como uno de esos raros talentos que llevan cine en las venas.

Pero poco vamos a descubrir a estas alturas de la grandeza y de la carrera del realizador franco-polaco. Tan solo decir que con esta ya son seis décadas completas que lleva haciendo películas, que en su haber hay algunos títulos algo más cuestionables, pero también obras maestras incontestables como ‘Rosemary’s Baby’, ‘Chinatown’, ‘Tess’ o ‘The Pianist’, además de un puñado de magníficas películas como ‘Knife in the Water’, ‘Repulsion’, ‘Macbeth’, ‘Death and the Maiden’ o ‘Bitter Moon’. Un cineasta que el año pasado, a sus ochenta y seis, presentó este ‘J’accuse’, que quizás es también una proclamación de la persecución personal que él ha experimentado durante gran parte de su vida por hechos probados o no tan probados, y que le confirma como uno de los grandes vivos de su oficio. No es una de sus obras maestras, pero es una magnífica película en la que plano a plano, y secuencia a secuencia, se ve a un verdadero cineasta.

Aquí está, detalle por detalle, todo lo que le falta a la mediocre, insulsa e inane película de Amenábar que tanto dinero está generando y tantas alabanzas por parte de todo el mundo está recibiendo. Y me consta que la primera la ha ido a ver mucha menos gente que la segunda en este desgraciado país. En cierta forma, es comprensible: para uno de los pocos directores renombrados que tenemos, el público español siente la necesidad de protegerle en gran medida. Pero hay muchos otros directores que merecerían mayor atención y mayor protección por parte del mismo público, y que son sistemáticamente ninguneados. Y esto es particularmente doloroso, porque todo aquello en lo que la película de Amenábar falla, en la de Polanski es una conquista, y el elevado tema del que las dos hablan es secundario, porque el tema no tiene nada que ver con la narrativa.

En ‘El oficial y la espía’, triste traducción del certero y seminal ‘J’accuse’, el gran Polanski narra con una precisión majestuosa la investigación que el coronel Picquart (formidable Jean Dujardin) lleva a cabo, en gran medida en contra de sus deseos personales, con la que revela la enorme corrupción y abuso de poder de todos los estamos militares y judiciales de la Francia de finales del siglo XIX. Aquí, vemos una película muy bien armada, todo lo contrario que ‘Mientras dure la guerra’. La mirada de Polanski es sabia, lúcida, contundente, y Amenábar juega a hacer películas. En la de Polanski te crees todo lo que ves porque está hecho con convicción, la de Amenábar parece una parodia de unos hechos trágicos que merecieron un director de mayor fuste y menor ambición comercial. En ‘J’accuse’ observamos todo lo que ha de tener una gran película: un guión construido con esmero, con una armazón en ‘crescendo’, hacia arriba; una dirección de actores soberbia, con un reparto muy bien elegido, en el que no falla ni un secundario; un sentido del montaje en el que cada plano dura lo que ha de durar y cada corte, o cada fundido, o cada encadenado, alberga una razón de ser narrativa profunda, meditada, que forma parte de un todo que funciona como un reloj. En el filme de Amenábar asistimos a una mala representación de una historia sin montaje, sin dirección de actores y sin cine.

Todo esto que escribo aquí (y que de momento no lee demasiada gente) no va a cambiar la apreciación (aunque lo leyeran muchas más personas) que muchos tengan sobre Amenábar, ni va a quitarle de encima a Polanski el estigma de golfo y de violador que sin duda no merece. Pero Polanski, pese a una carrera ciertamente irregular en algunos tramos, es una leyenda del cine, y Amenábar es un director encumbrado y muy discutible. Y eso no es una opinión, es un hecho tan incontestable como lo que cuenta ‘J’accuse’.

One comment on “‘El oficial y el espía’ de Polanski y ‘Mientras dure la guerra’ de Amenábar, la noche y el día

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: